Bohol y Panglao

Llegamos a las 4 pm a Taglibatan, puerto de la isla de Bohol desde Siquijor en un ferry de dos horas por 350 PHP. Los chicos argentinos que conocimos en Siquijor nos recomendaron ir a Alona Baech y hospedarnos en Hut Hod hostel por 750 PHP con baño propio. A primeras puede parecer caro, pero es que en el precio esta incluido una moto para poder desplazarte.

Colinas de chocolate

Decidimos ir a la terminal de autobuses y de ahí pillar el jempey hasta la isla de Panglao, la cual esta unida por dos puentes con Bohol y es donde esta Alona beach. El tuck tuck hasta la parada nos costo 20 PHP y el jempey 50, el cual te deja justo en la puerta del hostel en unos 40 minutos.

Atravesando un bosque plantado por el hombre

Hud Hod son unas bonitas casitas forradas de bambú, los chicos no son muy agradables pero las habitaciones valen la pena. Después de dejar las cosas nos fuimos a comer un rico asado. No era tan barato como en Siquijor, pero aun así bastante barato. Acto seguido nos fuimos a dormir pues estábamos bastante cansados del trayecto y al día siguiente nos esperaban un montón de cosas por ver.

Monito Treasier

Nos levantamos pronto y salimos rumbo a Bohol. Nuestra primera visita eran las colinas de chocolate las cuales estaban a casi dos horas en moto. El camino es bonito, pasas por arrozales y palmeras hasta llegar al bosque plantado por el hombre, del cual nos hicimos fotos al volver de las colinas de chocolate.

Playas con decenas de estrellas

Las colinas son una maravilla de la naturaleza y pensamos si van por la tarde la luz para hacer fotos es mucho mejor. Acto seguido nos dirigimos a Treasier Santuary para ver el Monito Treasier, uno de los más pequeños del mundo, y vaya si eran pequeños! Estos monitos son nocturnos, así que los vimos dormidos a la sombra de las ramas de los arboles bajos.

Hay que ir en silencio para no molestarlos ya que son bastante sensibles. Estos monitos no pueden estar en cautividad ya que llegan a suicidarse. Después de ver el Treaser, queríamos ir a comer a una de las barcas flotantes del río verde. Antes decidimos pararnos para visitar el puente colgante de bambú. Parece mentira como buen anudado el bambú puede ser tan resistente.

Puente de bambú

Las barcas flotantes del rio verde, son un bufet libre por 550 PHP cada uno. La comida no es de lo mejor y el río verde tiene mas photoshop en los carteles, que la Belen Esteban.

Después de comer hace un corto recorrido con música y te devuelve a la estación. Esta bien, pero no vale los 550 PHP por barba que pagamos. Pero claro, comer y hacer una actividad sentados es perfecto para las ordas de chinos que vienen a Filipinas, así que las barcas van llenas y eso que sale una cada 20 minutos de las 11 a las 15 horas.

Después de salir rodando del puerto regresamos al hostel, antes nos paramos en un mercado para comprar y probar diferentes tipos de fruta de la zona. Después de un descanso nos dirigimos a la playa de Alona para contratar una inmersión para el día siguiente en el arrecife de Balicasag.

Río ¿verde?

Al final en la playa contratamos un tour más inmersión por 3500 PHP los dos. Nada mal la verdad. Con los deberes hechos nos fuimos a dormir bien pronto ya que el tour salia a las 6.20 am.

Lista para la inmersión

A las 6.30 salimos en un pequeño barco de unas 15 personas de capacidad a la mar, nosotros y una veintena mas de ellos. La primera atracción del tour era el avistamiento de delfines y así como en Nussa Tengara el avistamiento fue casual y fantástico, el de aquí era más un acoso y derribo a lo pobres cetáceos. En cuanto uno asomaba la aleta, decenas de barcas con el motor a toda castaña se dirigían hacia ellos, no tardaron mucho los pobres en desaparecer y con razón.

Manglar en Virgin island

Acto seguido nos dirigimos a la isla de Balicasag para hacer nuestra inmersión. La inmersión fue sobre una pared en la que la oscuridad no dejaba ver su fin. Vimos bastante fauna, incluido tortugas, peces payasos, anemonas, pero hay que reconocer el coral no era tan espectacular como en Ko Thao o Flores. Aún así valió la pena, sobre todo por lo barato de la inmersión.

Virgin Island

Después de la inmersión nos dirigimos a Virgin islan, un atolón de arena blanca y aguas poco profundas, cristalinas en donde puedes observar distintas estrellas, pero que no te engañen, de isla de virgen tiene poco, esto son tours organizados y los hay a decenas, así que no estarás solo. Cuesta trabajo sacarse la foto perfecta.

Virgin Island

Y de ahí de vuelta a Panglao. Comimos un poco y contratamos un tuck tuck por 150 PHP hacía el puerto, ya que para nuestro próximo destino, la isla de Bantayan, debiamos pillar dos ferris y un bus de 4 horas. El Barco a Cebu nos costro 450 PHP cada uno mas 100 PHP por llevar maletas grandes. Llegamos en dos horas al puerto de Cebu ya entrada la noche aún que eran tan solo las 6 pm.

Isla de Panglao

Empezaba nuestra aventura para llegar a Bantayan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s