Lago Inle

Llegamos desde Hsipaw por una estrecha carretera durante 6 horas en minivan. Para colmo del tute, esta se había parado en el restaurante más caro de todo Myanmar en medio de la nada para comer.

Plantaciones de arroz

En el trayecto conocimos a Elder, un asturiano que también estaba recorriendo el sudeste y que nos acompañó por Inle y Kalaw. Nos alojamos en Exotic Inn Hostel por 18€ los tres con acceso a bicicletas gratis. El hostel la verdad que estuvo muy bien.

Junto a Elder ahora heramos 4 recorriendo

Esa tarde apalabramos el Tour en barca para el día siguiente, bastante barato si se reserva en grupo, apenas llego a 5€ por persona. Por ultimo fuimos a cenar todos juntos a un sitio local.

Canales del lago Inle

A la mañana temprano empezamos visitando una tienda artesana donde vimos como procesaban la plata con buenos precios para comprar (siempre regateando) y otro de telas a unos precios desorbitados.

Curiosa pesca con remo en el pie

Visitamos el templo de los gatos saltarines y de camino pasamos por huertos flotantes y canoas de pescadores que reman con el pie. Tras comer en un restaurante junto al lago visitamos el barco donde sacan a pasear a buda en su festividad y un par de padogas. El día cundio y acabamos cenando en un restaurante donde el camarero era un fanático de Eminem e hizo nos rieramos mucho durante la cena.

Al día siguiente decidimos hacer una ruta en bicicleta por el lado este del lago hasta el pueblo flotante. De camino visitamos el viñedo Red Mountain donde tomamos un vino que no estaba nada mal para ser vino birmano. Seguimos hasta una piscina natural donde se bañaban los locales y el agua estaba muy refrescante. Para finalizar visitamos el pueblo flotante y regresamos al pueblo llegando algo cansados al final del día.

Los dos días siguientes los dedicamos a realizar el trekking hasta Kalaw. Normalmente la gente lo hace al revés ya que hay más bajada que subida. El camino no está señalizado y si no se dispone de gps es sencillo perderse.

Dormimos en una casa de un poblado en donde la comida fue bastante buena para ser Myanmar. Eso sí, la carne no se huele. El trekking nos gustó bastante y en temporada alta, con los arrozales en todo su esplendor, debe de ser una pasada.

Llegamos a Kalaw un poco cansados debido ya que hay poca sombra en el recorrido y el sol era de justicia. El trekking nos gustó bastante a pesar de lo seco que estaba el paisaje. Pillarlo en temporada de lluvias con los arrozales verdes debe ser espectacular.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s