Jodhpur

Llegamos a la ciudad a las 4 de la madrugada en un bus cama procedente de Udaipur. Nos gustó la experiencia del bus cama. Respetaba la privacidad, no hacía calor y era confortable. ¿Algún inconveniente? Alberto hacía un poco de tope con los pies y te sentías como en una caja de cerillas en movimiento cada vez que pasabas un bache.

dscf0427

Fuerte de Mehrangarh

Como era muy pronto fuimos a la Guesthouse a dormir unas horas más y de paso poder dejar las maletas. La pensión se llamaba Blue Haveli y era muy humilde y algo cara para lo que nos ofrecía (500rp). Luego nos alegramos de haberla elegido porque nos dejaron hacer el check out a la tarde y pudimos descansar de 8pm a 10pm antes de coger otro tren nocturno en Jaisalmer.

Puedes ver todo lo destacado de la ciudad perfectamente en un día. La mañana la dedicamos a ver la magnífica fortificación de Mehrangarh. Fuimos en un tuc tuc por 100 rupias. Nos costó 600 rupias cada uno la entrada con la audioguía en español, lo cual hizo que valiese mucho la pena. Destacó históricamente por su resistencia que lo hacía inexpugnable a las invasiones.

dscf0436

Templo a las afueras del Fuerte de de Mehrangarh

En la antigua India cada ciudad importante tomaba forma de ciudad estado con su maharana reinando y su fortificación para defenderse del resto de ciudades. La fortificación está muy bien restaurada con museos en su interior. También tiene bonitas vistas de la ciudad azul, barrio de Jodphur con casas azul indigo. En el pasado las casas de ese color pertenecían a una cierta casta pero ahora todo es más aleatorio y se persigue el interés turístico. Tiene un cierto aire a Chaouen en Marruecos, pero mucho menos cuidada.

Antes de comer fuimos a un pequeño palacio muy cercano a la fortificación, el jasavanta thara. La entrada es de 50 rupias y se puede ir andando desde el fuerte. Tiene bonitas vistas del fuerte y su estética exterior es elegante. En su interior tiene fotografías antiguas de los maharanas de la ciudad.

dscf0414

Interior del Fuerte de Mehrangarh

El calor apretaba y cogimos un tuc tuc que se aprovechó un poco de nuestra desesperación y nos cobró 150 rupias por una carrera a un restaurante nada económico para ser India, 700rp los dos. En India priorizamos comer en restaurantes algo más caros, pero higiénicos, estamos escarmentados tras la gastroenteritis de Birmania y además es el país más sucio en el que hemos estado.

A la tarde callejeamos por la zona del mercado y la torre del reloj, por recomendación del dueño del hostel fuimos a descubrir el barrio azul. Nos gustó bastante y si os gusta la fotografía disfrurareis capturando detalles en las puertas, arcadas, etc. Cenamos en la azotea de un restaurante color indigo con vistas inmejorables al barrio y la fortificación. Nuestra pizza vegetariana (como no), no llegó a 3 euros y estuvo bastante buena.

dscf0457

Barrio Azul

A la noche cogimos nuestro primer tren nocturno en clase sleeper sin aire acondicionado a Jaisalmer por 350 rupias cada uno. Una experiencia religiosa. Seis camitas por compartimento, mucha suciedad, calor, mosquitos, miradas incómodas y apenas espacio para dejar las maletas. Aún así, nos adaptamos a todo. Sí, esto también es India y no sólo el postureo en el Taj Mahal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s