Chiang Mai

Llegamos a Chiang Mai por la tarde y nos percatamos de que se trata de una ciudad mucho más bulliciosa que Ayuttaya y Sukhothai. Cogemos un tuk-tuk que nos lleva desde la estación central al centro, siendo nuestro objetivo localizar un hostal para dejar las mochilas y pasar la primera noche. Chiang Mai es la ciudad más importante del norte de Tailandia y es un punto turístico importante, abundan los restaurantes de comida occidental y otras actividades enfocadas hacia el turismo de occidente: tours con elefantes, Canopy etc… Chiang Mai es famosa por sus templos, por su vida nocturna, por la posibilidad de realizar cursos de cocina Tailandesa, por su gran mercado nocturno, etc.

Uno de los múltiples templos de la ciudad

El hostal donde nos alojamos estaba cercano al canal símbolo de la ciudad y la verdad es que nos impactó el olor nauseabundo de algunos puestos de comida y de la basura presente alrededor de las calles.

Templos de Chiang Mai

La mañana siguiente la dedicamos a ver el conjunto de templos de la ciudad, numerosos, muy bonitos y bien conservados: Wat Chedi Luang, Wat Chiang Man y Wat Phra Singh, en especial. Como anécdota del día comentar que Alberto vio una pintura monocolor preciosa hecha a mano en la entrada de unos templos, quiso comprarla pero retrasamos la compra unas horas más para poder terminar de ver los templos. Cuando volvimos a comprarla el Señor ya no estaba, moraleja…¡no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy!

El día siguiente alquilamos una moto y nos dirigimos al Doi Suthep, una elevación montañosa presidida por diversos templos. La montaña tiene más de 2000 metros y desde la misma se pueden divisar bonitas vistas de la ciudad, en nuestro caso el día destacaba por la niebla y no se pudo ver demasiado. Así mismo, es recomendable visitar el templo Wat Phra That Doi Suthep que nos pareció muy bonito, recordar la importancia de entrar en los templos con ropa que cubra hombros y rodillas, en este templo lo miran con mucha cautela, yo misma tuve que colocarme una tela a modo de falda para poder visitarlo.

Doi Suthep

Seguidamente, fuimos a visitar una tribu de los alrededores con el objetivo de ver cómo vivían, cómo eran sus hogares y sus costumbres, etc.; la verdad es que tras lo leído en la guía nos esperábamos mucho más de esta visita a la tribu, así que no la recomendamos para futuros viajeros.

Después de comer volvimos de regreso a la ciudad y nos percatamos de que.. ¡nos estábamos quedando sin gasolina! el control de la moto estaba al revés, igual que el modo de conducción, que también es por la izquierda. Decidimos utilizar la gravedad para bajar la montaña y rezar para no quedarnos sin gasolina antes de llegar a Chiang Mai, ¡toda una odisea!.

Repusimos fuerzas comiendo en un rico japonés cercano al hostal y por la tarde fuimos a visitar el mercado nocturno, lleno de exposiciones de arte, ropa hippie, souvenirs y artesanías. El bullicio era visible y disfrutamos mucho de la velada. El próximo día tocaba proseguir nuestra andadura más hacia el norte, Chiang Rai era nuestro próximo destino a unas 2/3 horas en autobús.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s