Chiang Rai

Esta ciudad septentrional destaca por la belleza de dos templos: el templo blanco y el templo negro, “el ying y el yang”.

34729269962_b1b8314cca_h

Templo Blanco

Llegamos a esta ciudad norteña de noche, alrededor de las 20:00 de la tarde y nos alojamos en un modesto hostal céntrico. Chiang Rai no es una ciudad tan turística como Chiang Mai, así que las opciones son más reducidas.

Damos un pequeño paseo por la ciudad que cabe señalar que no es demasiado bonita. Vemos un reloj dorado, “la torre del reloj”, que su construcción ha sido realizada por el mismo artista que ha diseñado el templo blanco, el reloj va cambiando de color a medida que pasan los segundos y según leímos en la guía y en otros blogs también con la melodía de la música (este aspecto no podemos corroborarlo).

Tras cenar en un bar-cafetería cercano al hostal nos vamos a descansar, ha sido un día completo, la aventura de Chiang Mai y el trayecto en bus por las carreteras montañosas del norte nos dejaron exhaustos.

34892529995_97f509baa1_h

Templo Negro

Madrugamos, tópica presente en todo el viaje, y nos disponemos a alquilar una moto. Nuestro plan para hoy es visitar los dos templos: el blanco y el negro; y visitar las cascadas de Khun Korn. Son unas cascadas muy bonitas a poca distancia de Chiang Rai.

Una vez llegado al lugar tened en cuenta que toca caminar mas o menos 2 km entre elevadas copas de árboles para llegar a la cascada, pero vale la pena, es más el calor era tan fuerte que decidimos refrescarnos en sus aguas. A pesar de ser un país budista, en el norte se sorprenden bastante al ver a una chica en bikini. De hecho todas las tailandesas se bañaban en ropa.

Cascadas de Khun Korn

En cuanto a los templos comentar que ambos en su estilo son preciosos y altamente recomendables, si bien el templo blanco es mas turístico y “espectacular”. Se encuentran a unos 8 o 10 km a las afueras de la ciudad, ambos en direcciones opuestas. El templo blanco es muy fácil de localizar y el negro no tanto.

El negro está en un desvío cuyo cartel a penas se divisa, logramos dar con él gracias a la amabilidad de un Tailandés que tenía una tienda de comestibles cercana al cruce, una vez dado con el cruce hay que conducir por una carretera pequeñita, pero una vez dentro de la misma la señalización es mucho mejor.

Por la tarde nos dirigimos a la estación de Chiang Rai y cogemos un autobús que nos lleva al pueblo fronterizo de Chiang Khong, nuestro objetivo es cruzar a Laos a través del paso fronterizo de Huay Xay.

El territorio por el que transcurre el autobús es abrupto y el transporte peculiar: muy antiguo, sin puertas y la parte de atrás llena de verduras!! En alguna ocasión se te pasa por la cabeza que puede pasar con tu vida si se pasa el conductor haciendo alguna curva… En el bus conocemos a tres chicos que están haciendo un recorrido por Asia: una japonesa, un americano y un galés. Entre todos buscamos un alojamiento para a la mañana siguiente disponernos a cruzar la frontera en barca a través del rio Mekong.

De vuelta de las cascadas

Anuncios

2 comentarios en “Chiang Rai

  1. Pingback: Tailandia | 2 viajeros a Ítaca

  2. Pingback: Luang Prabang | 2 viajeros a Ítaca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s