Camboya

Actualmente solo hemos visitado Siam Riep con sus templos de Angkor. Aún así, tenemos pensado volver al país para poder descubrir el resto de la cultura jemer.
Anuncios

Siam Riep – Templos de Angkor

Para los fanáticos de las grandes civilizaciones como yo, llegar aquí es cumplir un sueño. Llegamos a Siem Riep, una ciudad que no dice mucho, con un crecimiento desorbitado de hoteles construidos a toda prisa y que le hacen perder su esencia.

34892402065_b20637ed35_h

Pero lo importante de Siem Riep no es su ciudad habitada, sino la deshabitada, pues Angkor no es un templo sino una antigua ciudad llena de templos, fuentes y una fuerte y avanzada (para su tiempo) construcción de canales.

34505671440_ed36b6c754_c Lo peor de Siem Riep fué su calor. Cargados con las mochilas en busca de un hotel/albergue nos deshidratabamos por minutos (Menos mal llevabamos un termo y el agua se conservaba fresca). Los hoteles ademas son bastante caros si lo comparamos con el nivel de vida del pais y empiezan a abundar los resorts de 4 y 5 estrellas.

Para ver Angkor necesitas por lo menos tres días, afortunadamente puedes comprar un bono para tres dias por 40$ y concertar un tuk tuk o alquilar una bicicleta si no hace calor pare ir de templo en templo.

Imprescindible madrugar un dia para ver la puesta de sol detras del Angkor Wat. Al ser un lugar religioso no hay que ir en tirantes ni pantalon corto. Es recomdable llevar agua y si vaís en marzo-abril como fuimos nosotros preparense para sentir el calor y la humedad. Nosotros nos levantabamos muy pronto, a las 6 am y a las 12 ya estabamos en el hotel ya que el calor era insoportable y el sol te abrasava.

34505613370_b94c1f83fc_h

Aún así nos quedamos con las ganas de ver más, pues cada templo es fascinante. No hay que perderse aparte del Angkor Wat, la ciudad de Angkor thom con su terraza de los elefantes o la del rey leproso, el templo de Bayon con sus mas de 200 caras en torres y el templo de ta prohm en donde se observa como la selva va comiendose las ruinas.

Koh Tao

Tras un periplo de más de 10 horas de transporte (6 horas de bus desde la capital a Chumphon, 3h de espera para coger el ferry y 2 horas de ferry), llegamos a esa isla paradisíaca a 70km de la península. La menos explotada de la triada Koh Tao, Koh Samui y Koh Pha Ngan, y capital del buceo tailandés.

34852272576_c4281bf477_h

vistas desde nuestro Bungalow

Otra opción para llegar hasta Chumphon es con tren nocturno, que te ofrece la posibilidad de dormir en litera. El autobús no estuvo mal, lo que se produzco un hurto en una de las mochilas de una compañera, así que recomendamos no dejar las pertinencias de valor en el maletero. Otro aspecto negativo del autobús es que nos dejó en una estación solitaria a las 3h de la madrugada y nos costó encontrar el bus lanzadera que une el pueblo con el puerto.

Nuestra idea era estar uno o dos días en esta isla y dos o tres en Phuket y las Phi phi. La verdad es que teníamos poco tiempo destinado para el sur. El sur del país desde el punto de vista turístico es la parte más visitable, pero nosotros siempre intentamos huir de las masificaciones. De todos modos, en la segunda visita al país visitaremos el sur en mayor profundidad.

34081604563_23bfaff80b_h

Chalok Baan Kao

¿Por qué nos quedamos finalmente los 4 días en esta isla? Primero porque conocimos a unos amigos españoles en el barco con los que hicimos una muy buena relación y nos comentaron que ellos iban a hacer el curso de buceo en la escuela regentada por españoles “ihasia“.

La verdad es que andábamos ya cansados de tanto traslado y nos apetecía estar tranquilos unos días, y por otro lado, quedaba poco para mi cumpleaños y Alberto me regaló el curso de buceo que me hacía ilusión hacer. Lo realizamos en la escuela “ihasia“, bajo un trato excepcional y nos alojamos en los bungalows anexos a la escuela al sur de la isla en Chalok Baan Kao. ¡Qué bocatas más ricos nos comimos después de 3 semanas a base de tallarines y arroz!

Alberto ya tenía el Open Water, pero aprovecho para refrescar conocimientos y bucear el último día conmigo. Una vez que controlas la respiración con el regulador y te dejas llevar, estar ahí abajo es una de las experiencias más inolvidables y relajantes que he vivido en toda mi vida. El fondo marino, sus arrecifes de coral…¡ESPECTACULAR!

34729061592_496ac1e620_b

Buceando juntos

Chiang Rai

Esta ciudad septentrional destaca por la belleza de dos templos: el templo blanco y el templo negro, “el ying y el yang”.

34729269962_b1b8314cca_h

Templo Blanco

Llegamos a esta ciudad norteña de noche, alrededor de las 20:00 de la tarde y nos alojamos en un modesto hostal céntrico. Chiang Rai no es una ciudad tan turística como Chiang Mai, así que las opciones son más reducidas.

Damos un pequeño paseo por la ciudad que cabe señalar que no es demasiado bonita. Vemos un reloj dorado, “la torre del reloj”, que su construcción ha sido realizada por el mismo artista que ha diseñado el templo blanco, el reloj va cambiando de color a medida que pasan los segundos y según leímos en la guía y en otros blogs también con la melodía de la música (este aspecto no podemos corroborarlo).

Tras cenar en un bar-cafetería cercano al hostal nos vamos a descansar, ha sido un día completo, la aventura de Chiang Mai y el trayecto en bus por las carreteras montañosas del norte nos dejaron exhaustos.

34892529995_97f509baa1_h

Templo Negro

Madrugamos, tópica presente en todo el viaje, y nos disponemos a alquilar una moto. Nuestro plan para hoy es visitar los dos templos: el blanco y el negro; y visitar las cascadas de Khun Korn. Son unas cascadas muy bonitas a poca distancia de Chiang Rai.

Una vez llegado al lugar tened en cuenta que toca caminar mas o menos 2 km entre elevadas copas de árboles para llegar a la cascada, pero vale la pena, es más el calor era tan fuerte que decidimos refrescarnos en sus aguas. A pesar de ser un país budista, en el norte se sorprenden bastante al ver a una chica en bikini. De hecho todas las tailandesas se bañaban en ropa.

Cascadas de Khun Korn

En cuanto a los templos comentar que ambos en su estilo son preciosos y altamente recomendables, si bien el templo blanco es mas turístico y “espectacular”. Se encuentran a unos 8 o 10 km a las afueras de la ciudad, ambos en direcciones opuestas. El templo blanco es muy fácil de localizar y el negro no tanto.

El negro está en un desvío cuyo cartel a penas se divisa, logramos dar con él gracias a la amabilidad de un Tailandés que tenía una tienda de comestibles cercana al cruce, una vez dado con el cruce hay que conducir por una carretera pequeñita, pero una vez dentro de la misma la señalización es mucho mejor.

Por la tarde nos dirigimos a la estación de Chiang Rai y cogemos un autobús que nos lleva al pueblo fronterizo de Chiang Khong, nuestro objetivo es cruzar a Laos a través del paso fronterizo de Huay Xay.

El territorio por el que transcurre el autobús es abrupto y el transporte peculiar: muy antiguo, sin puertas y la parte de atrás llena de verduras!! En alguna ocasión se te pasa por la cabeza que puede pasar con tu vida si se pasa el conductor haciendo alguna curva… En el bus conocemos a tres chicos que están haciendo un recorrido por Asia: una japonesa, un americano y un galés. Entre todos buscamos un alojamiento para a la mañana siguiente disponernos a cruzar la frontera en barca a través del rio Mekong.

De vuelta de las cascadas

Chiang Mai

Llegamos a Chiang Mai por la tarde y nos percatamos de que se trata de una ciudad mucho más bulliciosa que Ayuttaya y Sukhothai. Cogemos un tuk-tuk que nos lleva desde la estación central al centro, siendo nuestro objetivo localizar un hostal para dejar las mochilas y pasar la primera noche. Chiang Mai es la ciudad más importante del norte de Tailandia y es un punto turístico importante, abundan los restaurantes de comida occidental y otras actividades enfocadas hacia el turismo de occidente: tours con elefantes, Canopy etc… Chiang Mai es famosa por sus templos, por su vida nocturna, por la posibilidad de realizar cursos de cocina Tailandesa, por su gran mercado nocturno, etc.

Uno de los múltiples templos de la ciudad

El hostal donde nos alojamos estaba cercano al canal símbolo de la ciudad y la verdad es que nos impactó el olor nauseabundo de algunos puestos de comida y de la basura presente alrededor de las calles.

Templos de Chiang Mai

La mañana siguiente la dedicamos a ver el conjunto de templos de la ciudad, numerosos, muy bonitos y bien conservados: Wat Chedi Luang, Wat Chiang Man y Wat Phra Singh, en especial. Como anécdota del día comentar que Alberto vio una pintura monocolor preciosa hecha a mano en la entrada de unos templos, quiso comprarla pero retrasamos la compra unas horas más para poder terminar de ver los templos. Cuando volvimos a comprarla el Señor ya no estaba, moraleja…¡no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy!

El día siguiente alquilamos una moto y nos dirigimos al Doi Suthep, una elevación montañosa presidida por diversos templos. La montaña tiene más de 2000 metros y desde la misma se pueden divisar bonitas vistas de la ciudad, en nuestro caso el día destacaba por la niebla y no se pudo ver demasiado. Así mismo, es recomendable visitar el templo Wat Phra That Doi Suthep que nos pareció muy bonito, recordar la importancia de entrar en los templos con ropa que cubra hombros y rodillas, en este templo lo miran con mucha cautela, yo misma tuve que colocarme una tela a modo de falda para poder visitarlo.

Doi Suthep

Seguidamente, fuimos a visitar una tribu de los alrededores con el objetivo de ver cómo vivían, cómo eran sus hogares y sus costumbres, etc.; la verdad es que tras lo leído en la guía nos esperábamos mucho más de esta visita a la tribu, así que no la recomendamos para futuros viajeros.

Después de comer volvimos de regreso a la ciudad y nos percatamos de que.. ¡nos estábamos quedando sin gasolina! el control de la moto estaba al revés, igual que el modo de conducción, que también es por la izquierda. Decidimos utilizar la gravedad para bajar la montaña y rezar para no quedarnos sin gasolina antes de llegar a Chiang Mai, ¡toda una odisea!.

Repusimos fuerzas comiendo en un rico japonés cercano al hostal y por la tarde fuimos a visitar el mercado nocturno, lleno de exposiciones de arte, ropa hippie, souvenirs y artesanías. El bullicio era visible y disfrutamos mucho de la velada. El próximo día tocaba proseguir nuestra andadura más hacia el norte, Chiang Rai era nuestro próximo destino a unas 2/3 horas en autobús.

Sukhothai

Tras estar día y medio en Ayutthaya, nos dirigimos a Sukhothai. Está a tan solo dos horas en bus. En Sukhothai diferenciamos dos zonas, la zona nueva donde están los hostels y restaurantes y la zona vieja donde están las ruinas. Afortunadamente al contrario que en Ayutthaya, aquí solo has de pagar un bono para poder verlas todas. Muy bien cuidadas por cierto, en un recinto fantástico.

Decenas de estatuas de buda

Nos alojamos en un bonito bungalow en la ciudad moderna, con piscina incluida. Salimos a conocer la ciudad nueva. Tiene al lado del hostel un pequeño mercado que junto con el mal olor que provoca estos puestos por el calor y la cantidad de perros no parecía muy higénico…

A la mañana siguiente cogemos un bus y nos dirigimos a la ciudad antigua. El bus es digno de admirar, una vieja camioneta con el chasis de madera que a duras penas pasaba los 40km/h. Lo cual en este país nos reconforta jeje… Alquilamos unas bicicletas a las afueras del parque, ya que este es bastante grande y los templos están bastante diseminados unos de otros.

Restos del antiguo esplendor de la ciudad

Nos impacta lo bien cuidado que esta el parque. El césped cortado y los monumentos muy bien conservados. La carretera por la que vamos en bicicleta carece de coches y esta espectacularmente bien asfaltada. Dentro de un recinto o zona verde visitamos las ruinas de los templos de Wat Mahathat, Wat Si Siwai, Wat Si Sai entre otros.

No todos los templos están en el parque cerrado. Algunos están diseminados por afuera, pero con las bicicletas llegamos fácilmente del cual podemos destacar el templo adornado con elefantes.

Plaza con un mensajero

Ayutthaya

Nuestro viaje se inicia en Bangkok donde nos percatamos de la humedad y del gran calor que hay en la zona en esta época del año. Las calles están descuidadas y el mal olor de la poca limpieza que hay a veces es nauseabunda.

Uno de los múltiples complejos que hay por la ciudad.

Una vez en el centro intentamos hacernos entender con un policía de donde podemos encontrar la estación de buses para llegar a Ayutthaya, nuestra primera parada pues queremos dejar Bangkok para el final. (Las grandes ciudades nunca nos han entusiasmado). Conseguimos encontrar la parada que no esta lejos y subimos a una van que en dos horas nos deja en Ayutthaya. En este escaso recorrido de dos horas Irene experimenta la conducción del tercer mundo y teme por subida dos docenas de veces.

Llegamos al mediodía y nuestra llegada coincide con el fin de año Tailandés, con lo cual nos reciben con pistolas de agua y barreños. Y da igual pongas cara de pocos amigos, aquí no se libra nadie de acabar empapado.Tras acomodarnos en un hostal muy agradable y cambiar nuestras ropas mojadas nos disponemos a visitar la ciudad.

Buda entre raices

Ayutthaya destaca por su conjunto de templos antiguos y ruinas por toda la ciudad. Desgraciadamente no hay un pase para verlo todo. Por lo que cada vez que vas a un monumento has de pagar. Poco, eso si, pero todo suma y a la larga es un pico. Entre los lugares de mayor interés tenemos  el famoso buda entre raíces, su gran Buda reclinado.

A la noche nos cambiamos de ropa por tercera vez (El calor es sofocante) y nos dirigimos a cenar. Ayutthaya es una ciudad muy animada y al regresar a casa Irene casi es atropellada al cruzar un paso de peatones (Aún le costaba asimilar que las normas de conducción en estos países no son respetadas como en Europa) Se llevo un buen susto pero peor acabo el tailandés que al esquivarla se empotro con un camión parado. Eso sí, se levanto, agarro su moto y se fue sin decir nada.

A este paso Irene no llega a ver las ruinas de Angkor…

Bangkok

Dejamos la visita de esta metrópolis llena de contrastes para el final de nuestro viaje. La idea era aprovechar y comprar los souvenirs en la capital del país y, de este modo, no ir tan cargados durante todo el viaje.

Por recomendación de los chicos de la escuela de buceo nos alojamos en Khao San, el barrio de mochileros de la ciudad, en un hostal de buena calidad-precio. Hay que decir que en este viaje debido a la humedad y calor insufrible que hacía no nos apretamos tanto el bolsillo con el tema del alojamiento y solíamos escoger habitaciones con aire acondicionado que eran un poco menos económicas. Al cambio a euros nos costó unos 14 euros por persona.

DSC_9529

Palacio Real

Disponíamos de 3 días y 2 noches para visitar la ciudad tras nuestra estancia relajante en la isla de Koh Tao. Los lugares que visitamos fueron los siguientes: el Gran Palacio Real de Bangkok, un complejo conjunto de edificios que fue residencia del rey de Tailandia en siglos pasados.

El lugar más destacado es el templo del buda esmeralda, el más importante de todo Tailandia. En este templo hay unos murales muy bonitos que se conocen con el nombre de Phra Rabiang. El precio de la entrada es de unos 12-13 euros por persona, un poco caro en comparación con las entradas de otros templos de menos renombre pero no menos impresionantes.

Desde Khao San Road se llega caminando, está muy cerca. Para su entrada, como en la mayoría de templos del país se debe vestir con corrección y sin demasiadas zonas descubiertas. Si se lleva ropa corta por las altas temperaturas, te prestan o se puede alquilar ropa a la entrada.

DSC_9575

Mural dentro del palacio


Otro de los lugares que visitamos fue el barrio chino. Nuestra visita fue durante el día y cuando pienso en ella me vienen a la mente dos palabras clave: numerosísimos comercios de venta de oro y mercadillos. Desde Khao San se puede ir caminando, eso sí hay un buen trecho (40 min a pie apróx). Nosotros fuimos caminando y volvimos en tuk-tuk.

Para finalizar dedicamos el último día para ir por el mercadillo de Khao San en la búsqueda de souvenirs. Compramos unas máscaras budistas muy bonitas, un juego de mesa de madera que creo que es uno de los pasatiempos favoritos de Alberto cuando vamos de excursión o viaje (a parte de disfrutar ganándome). También compramos algunas prendas de estilo hippie con elementos típicos del país. Durante este último día supimos lo que es una tormenta en el sud-este asiático, tan intensa como breve.

Queda pendiente para nuestra segunda visita visitar el mercadillo flotante contratando la excursión y evitando timos como en la primera vez, y disfrutar de la zona del río y de las vistas de la ciudad al atardecer desde algún rascacielos.

Tailandia

 

El norte de Tailandia y Koh Tao ya lo recorrimos hace tres años en una vuelta que incluia Laos y Camboya. Ahora añadimos Koh Pa Ngan y otras islas de la costa oeste.

NORTE

Nuestro viaje se inicia en Bangkok donde nos percatamos de la humedad y del gran calor que hay en la zona en esta época del año. Nuestra llegada coincide con el fin de año Tailandés y nos dirigimos a nuestro primer destino: la ciudad de Ayutthaya y disfrutar de su conjunto de templos y ruinas, su Buda entre raíces y su gran Buda reclinado.

DSC_7948

Buda entre raíces

Tras una visita de dos días nos dirigimos a  Sukhothai para ver su ciudad antigua, dentro de un recinto o zona verde llena de bonitos templos que visitamos en… ¡bicicleta y sin coches!

De ahí partimos a Chiang Mai, la ciudad más importante del norte de Tailandia. Chiang Mai es famosa por sus templos, por su vida nocturna, por la posibilidad de realizar cursos de cocina Tailandesa, por su gran mercado nocturno y por la visita al Doi Suthep.

Proseguimos nuestra andadura por el norte de Tailandia en dirección a Chiang Rai y sus templos blanco y negro, “el ying y el yang”. En Chiang Rai también encontraremos cataratas y selva por la que realizar cortas caminatas.

DSC_8580

Templo Blanco

COSTA ESTE

Tras visitar Laos y Camboya un autobús nocturno que nos lleva desde Bangkok hasta Chumphon y a las 6 de la mañana cogimos un ferry que nos llevó hasta la Isla de Koh Tao. En la cuna del buceo nos sumergimos entre coral y peces de mil colores.

Tras deleitarnos con el fondo marino del país, volvimos a tomar el ferry y el autobús que nos llevó de vuelta a Bangkok. Visitamos el Gran Palacio y el Templo del Buda Esmeralda

dscf7714

Koh Lipe

En nuestro segundo viaje iniciamos el tour en Koh Pa Ngan desde Malasia. La tranquilidad y playas espectaculares nos invitaban a quedarnos toda una vida si no fuese por nuestro afán por descubrir lugares nuevos.

COSTA OESTE

Cambiamos de costa esperando visitar los lugares más conocidos de Tailandia y descubrimos lo mejor de este país son las cientos de islas que aun no están masificadas. Al desenfreno sin control de Phuket y las Koh Phi Phi le contrarresta la tranquilidad y no menos impresionantes Krabi, Koh Lanta y Koh Lipe. Lugares que aun te enseñan que las playas paradisíacas y semidesérticas aún existe con un mínimo de servicios para hacer que descubras porque Tailandia es el referente numero uno del sudeste asiático.

dscf7638

Koh Lanta

RESUMEN TAILANDIA

Lo mejor: La cantidad de templos antiguos de Ayutthaya y Sukhothai y nuevos de Chiang Mai y Chiang Rai. Las playas de Koh Pa Ngan, Koh Lanta y Koh Lipe. Bucear entre arrecifes de coral en Koh Tao.

Lo peor: La construcción sin freno y degradación que ha hecho pierda todo interés Phuket y Koh Phi Phi. Atender un paro cardíaco en Raylie beach.

Días visitando el país: 30 en total

Dinero gastado (Segundo viaje, solo 15 días): (Cambio 1€/38 Bath) 904€ x 15 días = 60,26€/2 personas o 30,18€ día/persona

 

Islas Gili

Llegamos a Gili Tawangan a las 12 am. tras el recorrer Nussa Tengara. Ya desde la lancha local se podía ver que era un lugar con mucha infraestructura turística. Elegimos esta isla porque era la más grande, con más servicios, con fiesta pero no excesiva a priori y con el mejor fondo marino. Desde nuestro punto de vista está sobrevalorada. Tanto las playas, como el agua del mar o el estado del coral está muy deteriorado si lo comparamos con el de Flores. Creemos que con estar dos días es más que suficiente.

Como punto positivo decir que vimos cuatro tortugas haciendo snorkel y pudimos contar con bastante variedad culinaria a unos precios no tan desorbitados como nos esperábamos. Nos alojamos en unos bungalows sencillos pero muy limpios por 200.000 IDR (Bungalows Harrys) en la zona noreste de la isla, la parte oeste aunque más alejada de la fiesta, es mucho más cara y las playas son de peor calidad. Tras comernos una ansiada hamburguesa tras días y días de arroz blanco fuimos a hacer snorkel 2 horas a turtle point y luego a ver un bonito sunset con vistas al Agung de Bali desde el noroeste.

Sunset con vistas al Agung

Al día siguiente nos levantamos temprano y alquilamos unas bicicletas por 40.000 IDR cada una. Dimos la vuelta a la isla en 2 horas y medía parando en varios columpios y playas. El calor volvía a apretar y alquilamos dos máscaras (hasta el alquiler de máscaras por barato que sea se tiene que regatear) para seguir descubriendo la costa. No había mucho mas que hacer, así que estuvimos todo el día en la playa. Al atardecer fuimos al lugar de los columpios a verlo caer. No fue tan espectacular como el del día pasado, pero la foto de con los columpios daba su juego.

Irene se hizo 983428965651 fotos en cada columpio

Por último buscamos un barco para ir al día siguiente a la isla de Nusa Penida, más cerca de Bali ya que en dos días volábamos a Australia, esta isla parece ser paradisíaca y poco turística. Por último cenamos en la playa con unas chicas vascas que conocimos en el crucero.

El último día las 11 a.m. estábamos en la playa junto con una orda de turistas a lo desembarco de Normandía. El barco aterrizaba en la arena, cargaba a la gente y cuando estaba lleno salía. Habíamos conseguido unos billetes para llegar hasta PadangBai por 270 000 IDR cada uno. El barco rápido hacia escala en Gili Air, Lombok y de ahí a PadangBai en Bali. Ese trayecto nos quedamos dormidos por las biodraminas que por si acaso tomamos.

Divisando tortugas en Tortuga Bay

Una vez en Bali empieza lo bueno, hemos de coger un autobus hasta Sanur y conforme vamos caminando a la estación un montón de gente nos avisa de que nuestra parada es la última y estaremos más de 3 horas en llegar. Empezamos a mosquearnos pensando que era verdad, pero ni más lejos los timadores son ellos. Lo que intentan es que pensando que vas a estar 3 horas dando vueltas por Bali cojas uno de sus taxis que te lleva directo. Al final en la parada nos comentan que no, nos juntan por personas que van al mismo lugar y cada vehículo parte hacia un lugar distinto. Al llegar a Sanur intentamos pillar un barco para Nusa Penida pero cuando ya habíamos regateado el precio y comprado los billetes nos comentan que el día 1 es fiesta nacional y no saldrá ningún barco. Lo corroboramos con otras empresas y así era.

Bali es un lugar perfecto para el surf

No podíamos ir ya que el uno embarcábamos para Australia, así que nuestro deseo de conocer Nusa Penida se desvaneció. Sin saber que hacer buscamos un hostel cerca del aeropuerto. Agarramos el transporte público (que aunque no lo parezca, bali tiene transporte publico) y por 3500 IDR nos plantamos en el hotel. Los días que nos quedan los dedicamos a conocer playas del sur de Bali que no tienen desperdicio: Karma Beach, Nusa Dua, Gunung Payung…