Mulu National Park

Salimos por la mañana a las 7 hacia el aeropuerto con destino a Mulú. Nos recogió el mismo taxi que nos llevó al hotel después de visitar las cuevas de Niah. El trayecto nos costo 13MYR y volamos por 60€ los dos con Maswings, filial de Malasia airlines.

A Mulu sólo se puede llegar por avión desde Miri o Kuchin o en barco tras varios días río arriba. Aterrizamos y fuimos caminando hacia el parque, pues está menos de un kilometro.

Un puente colgante resbaladizo en uno de los recorridos

Por el camino hay algunas pensiones para alojarse aunque había bastantes cerradas ya que estábamos en temporada baja. También puedes alojarte dentro del parque o en el Marriot Hotel para gente con más presupuesto.

El alojamiento sin muchos lujos nos costó 70MYR aunque había por 60MYR pero el nuestro incluía desayuno. Esa misma tarde tras dejar las mochilas fuimos a apuntarnos al parque. La entrada vale 20MYR por persona y contratamos los Tours para ver 1. las cuevas de Deer y Lang Caves + éxodo de los murciélagos y 2. Clearwater y Wind caves + visita a un poblado Penan por 260MYR las cuatro entradas.

El primero sale a las 2 pm y tras tres kilómetros de pasarela entramos en la Lang Cave. Las cuevas de Mulú están muy bien acondicionada y con una iluminación que no desentona con el entorno. Aquí vimos las formaciones más bonitas como las medusas. Tras la Lang Cave visitamos la Deer Cave con su enorme entrada. Desde dentro, se puede apreciar el perfil de Abraham Lincoln en un juego de rocas superpuestas. También puedes ver las vormaviones conocidas como Adán y Eva, o shower, una estalactita en forma de ducha plana donde siempre cae agua. Está cueva alberga 21 especies de murciélagos y más de 3 millones de individuos.

En busca de las Cleanwater caves

Al entrar pasamos literalmente por el baño de la cueva. Y ya pueden imaginarse a 3 millones de estos cagando en el mismo sitio. El olor ácido era digamos que… característico. Esta cueva tiene una larga pasarela y se une con la Lang Cave. Las cuevas de Mulú se unen entre ellas con más de 222km de galerías. Al salir esperamos el éxodo de los murciélagos que salen a comer, pero este no llegó pues empezó a llover y no les gusta mojarse.

Los que sí nos mojados fuimos nosotros, pues tuvimos que deshacer los 3km de camino con lluvia monzónica + el encontronazo con alguna que otra serpiente venenosa. Al día siguiente hicimos el Tour 2. Lo iniciamos a las 8.45pm y como el día anterior éramos sólo cuatro personas. Borneo es poco turístico y eso lo hace muy especial. Para llegar a las cuevas navegas por el río con una canoa 30min. El trayecto es precioso.

De camino a la Deer Cave

A la mitad del recorrido pasamos en el poblado Penan y pudimos ver el tipo de habitaje en forma de longhouses, un mercado donde había bisutería o tapetes/cestas echas de palmito y paneles explicativos sobre la tribu. Un poco turistada pero bueno, Irene hizo su contribución comprando por 1 euro una pulsera de madera.

Rio de la Cleanwater Cave

La primera cueva que visitamos es la Wind y no, no hacía viento. Le pusieron el nombre porque a la tarde al entrar o salir de ella en canoa los lugareños decían que siempre se levantaba una brisa. La cueva de Wind tenía un color blanco en algunas de sus formaciones muy característico, fruto de la acción de una bacteria. También tiene una formación muy curiosa que le llaman el camello.

La siguiente cueva fue la Clearwater. El nombre viene dado por el color del agua del río que la atraviesa, ¡super transparente!. Es una cueva muy larga y hace poco una expedición ha encontrado una cámara que se encuentra entre las cinco más grandes del mundo. Es posible hacer un Tour de espeleo avanzado por su interior.

El recorrido por dentro es bastante bonito y puedes ver de cerca el skyline o orificio superior de la misma, así como formaciones. Una curiosa fue una en forma de fuente donde siempre hay agua borboteando. Al final puedes aprovechar para nadar 15 minutos en el río (fuera de la cueva). El agua sigue estando muy limpia y no muy fría porque hace calor.

Siempre comíamos y cenábamos en el primer restaurante que encuentras al salir del parque. Básicamente porque casi no había nada más abierto. Los platos cuestan entre 10-12MYR y son abundantes, aunque no demasiado variados. Además durante la cena sueles tener la visita de un par de murciélagos que sobrevuelan la sala.

En teoría eso es una camello

A la tarde decidimos hacer algunas caminatas por libre, como el Botanic loop, el Kayangan Loop y el Tree top Walk. Este último consiste en subir a una torre para avistar fauna, sobre todo pájaros. La entrada está cerrada y tienes que pedir la llave en la oficina de información.

Las caminatas son de 1h máximo cada una y como acabamos antes de las 17h decidimos volver a probar suerte en el éxodo de los murciélagos. Tampoco nos hacia especial ilusión verlo, pero ya que estábamos allí… Nada, a las 17h empezó a chispear, ¡Es la hora de llover en época de Monzón!, y como no queríamos mojarnos tanto como el día anterior nos fuimos. Total… lluvia =no murciélagos. Esta vez nos mojados mucho menos, una shower de las de Nueva Zelanda fue…

Al día siguiente cogiamos el vuelo al mediodía y para sacarle todo el jugo posible a Mulú fuimos a la Paku Waterfall. No la recomendamos sino disponeis de mucho tiempo. Es muy pequeñita y el agua no estaba muy limpia. Nuestro próximo destino era Kuching y el Bako NP, no sin antes sobrevolar el cielo de Sarawak con la siguiente combinación: avión de hélices, monzón y turbulencias… ¡Adrenalina!. Al menos nos dieron de comer, que después de coger tanto vuelo de bajo coste, pues se agradece.

Formaciones en el interior de la cueva

El parque además tiene las interesantes rutas de varios días, una a los Pineakels y otra al Gunung Mulu. Nosotros no las realizamos por falta de tiempo y porque en Mallorca esas formaciones también las tenemos, por lo que no nos llamaron la atención pero son recomendables si nunca las has visto.

Deer Cave

Anuncios

Niah

Salimos a las 7 am de Bandar Seri con un bus directo a Miri desde la parada enfrente de la embajada de Canadá por 20$. Un bus de 50 personas para cuatro.

Rio Niah

Al final el trayecto se demoró una hora más de lo normal. Por lo que tras el momento burocrático de la aduana llegamos a Miri a las 11 am. Fue bajarnos de un autobús para subirnos directamente a otro con destino Niah. Estos son más frecuentes y suelen salir cada hora o menos por 10 MYR. Para mala suerte nuestra de ir un día a contrarreloj, el autobús se averió y tuvimos que esperar otro una hora en la carretera con un sol terrible.

Inicio a las cuevas de Niah

Al final llegamos a la 1:30 pm a Niah y tras contratar un taxi por 30MYR llegamos al Parque Nacional. De donde te deja el bus a la entrada hay sólo 10min en taxi. Pagas la entrada 10MYR y luego 1MYR para que una barquita te atraviese un pequeño río.

Vistas del Parque Nacional

Para llegar a las cuevas hay que caminar 3km por una pasarela de madera muy resbaladiza, ¡ojo!. La entrada de la cueva es enorme y tiene una parte oscura de más de 1km por lo que debes llevar frontal. Aquí se descubrió el resto óseo más antiguo del sureste asiático. Al fondo está la cueva pintada donde hay pinturas rupestres. En total estuvimos 3.30h y la última barca sale a las 17.30h.

De vuelta llamamos a nuestro taxi que nos volvió a dejar en la carretera donde se cogen los buses. Cogimos el de las 18.30h pero nos dijeron que había frecuentes hasta bien entrada la noche. Al llegar a Miri cogimos un Grap por 10MYR desde la estación que está a las afueras hasta nuestro hostel el Mt Empire que nos costó 40 MYR, más 10MYR por una especie de ecotasa que se está empezando a cobrar en algunos alojamientos a los extranjeros desde 2017. En resumen, un día maratoniano con el objetivo de ganar días para poder ver con calma nuestros dos top destinos de Borneo, el PN Mulú y el PN Bako. Al llegar a Mulu y ver sus preciosas cuevas descubrimos que sí venís a éste, Niah se puede obviar.

Salida de la gruta al otro lado de la montaña.

Kota Kinabalu

Llegamos de madrugada a la ciudad con un avión de Cebu Airlines desde Manila. Ya no había autobuses y cogimos un taxi mediante la app de Grap. Nos costó 13MYR. Nos alojamos por 35MYR en una pensión, Rest Budget. No la recomendamos, excesivamente ruidosa. No estaba aislada del exterior del pasillo  y te entraba toda la luz por la noche, además al recepcionista le daba por hablar por teléfono a voces a las 3am.

Mezquita de Kota Kinabalu

A la mañana siguiente fuimos a la estación de buses de Inanam donde salen buses dirección Sandakan que paran en el Mt. Kinabalu NP. Hasta allí llegamos con taxi Grap por 11MYR. El autobús de las 11am estaba lleno y tuvimos que esperar a las 12.30am. El trayecto es de algo menos de 2h. Nos alojamos en un hostel que se llamaba Mountain. Está caminando carretera abajo a 200m del cruce donde te deja el bus. Nos cobró 40 MYR. El lugar era correcto y las vistas también, lo que pasamos la noche más fría de todo nuestro viaje. Una mísera manta fina para una habitación con mal aislamiento en una zona de Borneo donde las temperaturas por la noche pueden bajar perfectamente a los 15 grados.

Trekin por la selva de Borneo

La tarde la pasamos descansando ya que nuestro paso por Filipinas había sido intenso y nuestro vuelo de ayer llegó tarde. Fuimos al parque Nacional a coger un mapa de las rutas para seleccionar cuáles hacer mañana y fuimos a comer al restaurante de la homestay David a 500m de nuestro hostel. La comida estaba bastante buena, tiene fama de ello Malasia, y las raciones eran más abundantes que en Filipinas. Recomendamos el chicken with honey sauce y el puding de coco. No así el ginger honey tea, una bebida fresca pero que te deja un sabor amargo. Además durante la noche el estómago de Alberto sufrió de lo lindo.

Inicio del Silau Trail

Al día siguiente nos levantamos a las 7am y fuimos a desayunar al restaurante que hay en el cruce. Comimos dos tostadas de mantequilla y mermelada por 3MYR cada set y un Colacao cada uno por 2MYR. Muy económico como veis. No lo comprobamos, pero creemos que dentro del parque es todo mucho más caro. Hicimos dos caminatas de 90 min cada una y vimos el jardín botánico que deja bastante que desear. Las caminatas están bien pero tampoco son espectaculares. Ambos días estuvo bastante nublado y sólo vimos el Mt Kinabalu en dos breves ocasiones.

Curiosas lianas por el trekin

Como veis no subimos el Mt Kinabalu como estaba pensado, ¿por qué? Nos pareció indignante el negocio que tienen montado, sobre todo respecto al alojamiento. Nos querían cobrar 320€ por el pack de 2D y 1N para hacer cima por persona y, como lo veíamos carísimo y nos negábamos, nos dijeron que nos lo dejaban por 265 por persona como super oferta. ¡Ni que fuera subir al campo base del Everest! Si hubiese costado 150 p.p hubiésemos dudado y por 100 p.p lo hubiésemos cogido, ya que entendemos que 20 Eur la hab, 40 Eur por cinco dietas y 40 Eur por guía + permisos está bien, ahora pagar la burrada que nos pedían, ni por asomo.

Desayunos con bonitas vistas

Para volver esperamos en el cruce y cogimos el bus de vuelta a eso de la 1pm. Llegamos a las 3pm a la ciudad y vimos su mezquita que es bastante bonita. Puedes entrar dentro tapada hasta los topes, tienes que ponerte un velo de los suyos, pero lo atractivo del edificio está sólo en su exterior.

Seguimos caminando hasta Jefelsson Point donde cogimos los billetes de barco para mañana ir a Bandar Seri. Paseamos un poco más por el centro y fuimos a descansar al hostel, ya que a lo tonto habíamos caminado 7km desde la estación al hostel, pese a las paradas que hicimos.

Monte Kinabalu