Varanasi

Tras 12h de tren desde Khajuraho llegamos a Varanasi, ciudad sagrada y espiritual donde queman los cuerpos de sus difuntos en un río Ganges, que ya poco tiene que ver con el azul río que vimos en Rishikesh.

dscf1528

Ghats al Ganges

Un tuk tuk nos dejó lo más cerca que pudo de la Guest House por 500 rupias. Aún así tuvimos que callejear un trecho. El centro de Varanasi es un laberinto de calles estrechisimas con avivados comercios.

Nos alojamos en el Family Guest House por 500 rupias. Y la verdad que al principio muy bien, el chico nos llevó a un restaurante después bueno y barato, nos dijo que lo llevaba su hermano pero que no teníamos porque comer allí si no nos gustaba. Pero había un cartel de unos españoles que aseguraban ahí se hacia la mejor tortilla de patatas de la India, así que razones para quedarse no faltaban.

dscf1546

Ruta por el Ganges

Posiblemente era la mejor tortilla de patatas de la India, pero ni por asomo la mejor de España. Aunque después de 20 días a base de curry nos supo a gloria.

Le comentamos al chico de la guest que a las 5 am nos íbamos del hotel, ya que nuestro bus salía a las 6. Pero que no sabíamos como salir de ese laberinto de calles para encontrar un tuc tuc y el chico nos comentó el llamaría uno.

dscf1555

Ghats

Con todo todo arreglado nos fuimos a ver los Ghats y dimos un paseo en barca al atardecer, para ver la cremación de los muertos. Desde la distancia del agua le da un aire más místico, que no la de estar justo enfrente, oliendo a carne quemada y con el morbo de ver a pocos metros como se quema el cadáver.

Incluso da más intimidad a los familiares que están de luto. No creemos a nadie le guste estés velando la muerte de un familiar y aparezcan una manada de extranjeros a ver como se hace sorprendidos o haciendo fotos. Por esa razón preferimos verlo desde la distancia, lo cual, no deja de ser sorprendente, ver las hogueras en el borde del río.

dscf1632

Atardecer en el Ganges

Tras ello fuimos a cenar y a dormir. Al llegar al hostel nos encontramos con la primera sorpresa. El dueño nos dijo el no iba a llamar a ningún tuk tuk. Que nos buscaremos la vida, habría alguno en la calle principal. El problema era que en ese laberinto de calles estrechas, no sabíamos como llegar hasta la principal.

Alberto salió a callejear y tras memorizar como salir, al final encontró un tuk tuk que tras acordar el precio, le dijo estaría ahí para llevarnos a la estación. Una vez los deberes hechos, nos fuimos a la cama.

Nos levantamos a las 4:30 am. Recogimos las cosas y cuando íbamos a salir de la Guest House nos la encontramos cerrada. ¡Y eso que habíamos avisado! Subimos a recepción y no había nadie, así que empezamos a gritar a ver si alguien nos oía. De una habitación salió un chico y al contarle que nos íbamos nos dijo a el nadie le había ínformado de nada y nos abrió. Mal empezamos….

dscf1562

Observando desde la distancia las cremaciones

Las callejuelas de noche parecían sacadas de una película de terror con personajes de lo más siniestros… Llegamos donde nos debía esperar el tuc tuc y… obviamente no estaba… ¡Nunca confíes en la palabra de un Indio! Salimos a la calle principal y paramos otro que nos llevó a la estación de autobuses.

Pensábamos aquí había acabado nuestra odisea pero no fue así… El bus que debíamos pillar hasta la frontera nunca existio… perdimos el dinero de los billetes, porque se los reembolsaron a la empresa donde los habíamos comprado en Khajuraho, que era quienes los había expedido y tras dos horas en la estación, compramos unos billetes hasta Gorakpur con la esperanza de ahí poder ir a la frontera.

Tardamos todo el día en llegar a la frontera con parada en Gorakhpur para cambiar de bus. Al llegar al pueblo de Sanauli los tuk tuk intentarán timaros para llevaros a la frontera. No les hagaís caso, está a escasos 200 metros de la parada.

Lo que antes deberéis hacer, es sellar la salida y la oficina de inmigración, está 50 metros detrás de la parada. Nosotros tuvimos que deshacer el camino, ya no les creíamos cuando nos decían estaba atrás. Después de casi un mes de constantes mentiras y timos, por una vez decían la verdad…

Sellamos y cruzamos la frontera, nuestra ruta por India había finalizado, ¡Nepal nos esperaba!

Anuncios

Khajuraho

Llegamos a las 6 de la mañana desde Orchha tras el peor tren de nuestras vidas. Al reservar no había plazas en segunda clase, así que compramos en tercera pensando por 4 horas no iba a pasar nada. Pues bien, cuando llegamos en el vagón había tres veces más la capacidad que debía abarcar. Obviamente la gran mayoría se habían colado ya que en tercera no hay revisores.

dscf1318

Templos de khajuraho

Tras alcanzar nuestras literas y echar a toda la gente que las había ocupado, apenas pudimos descansar ya que el ruido de la gente y el calor era insoportable y en cuanto te despistabas un poco, alguien ya se te había sentado en parte de tu litera. Un infierno de noche vamos…

Un tuk tuk nos llevó por 100 rupias a hostel, ya que la estación está unos kilómetros a las afueras del pueblo. Nos alojamos en el Khajuraho Family Guesthouse por 450 rupias la noche y la verdad que muy bien. La gente encantadora y como única pega, era la falta de aire acondicionado, ya que el calor empezaba a apretar en India.

dscf1330

Templos de khajuraho

Tras descansar unas horas nos pusimos rumbo a los templo de dentro de la ciudad. Son los únicos que se tienen que pagar (500 rupias como no) y los templos son una pasada en cuantos a las esculturas de sus paredes, adornadas con posiciones del kamasutra.

Tras la visita al complejo fuimos a reservar los billetes para Varanasi y ahí nos dimos cuenta que si no salíamos esa misma noche, deberíamos esperar dos días más, ya que no hay trenes diarios. Estábamos algo cansados para salir esa misma noche y Khajuraho es un pueblo tranquilo que no tiene nada que ver con el resto de India. Así que decidimos quedarnos, simplemente nos supo mal no haber estado un día más en Orchha si lo llegamos a saber.

dscf1352

Templos de khajuraho

También quisimos reservar el tren de Varanasi a Gorakpur para de ahí pillar el bus a la frontera con Nepal. Pero cual fué la sorpresa que no había ya billetes. Aterrados por pensar en volver a pasar otra noche en tercera clase, al final encontramos un bus te llevaba directo a la frontera en 6 horas. Así que no dudamos en pillarlo.

El segundo día lo dedicamos a visitar los complejos del exterior del pueblo. Estos no son tan impresionantes como los del interior. Pero son gratis, así que recomendamos primero ver estos y aunque estén a las afueras, puedes visitarlos caminando o en bicicleta.

dscf1490

Parque Nacional de Panna

El tercer y último día fuimos a visitar el Parque Nacional de Panna. A ver si teníamos suerte y veíamos tigres. El safari nos costó 1850 rupias a cada uno con jeep, entrada al parque, conductor y guia. Puede salir más barato si en el jeep va lleno con 6 personas, pero nosotros no encontramos a nadie más.

Vimos innumerables ciervos, monos y jabalíes. Muchos herbívoros, pero a pesar de estar en las Pozas con agua a la espera de que algún tigre fuese a refrescarse, no aparecieron. En el río pudimos vislumbrar algún que otro cocodrilo, pero no se vieron con claridad ya que estaban muy lejos.

dscf1365

Imagen muy explicita

Quedamos un poco decepcionados con el parque y a las 10 ya íbamos de regreso al hotel ya que el calor empezaba a apretar y los animales se refugian en en zonas espesas.

Lo que quedaba de tarde la aprovechamos para descansar, ya que a las 11 pm salía nuestro tren hacia Varanasi. Último destino de nuestro viaje por India

Orchha

Llegamos de Delhi en tren tras 7 horas. Había pasado ya el medio día y nada más bajarnos del tren comprobamos Jhansi era una ciudad más tranquila que sus predecesoras. En la estación pillamos un tuc tuc por 550 rupias para que nos llevase primero al hostel que teníamos tratado, y luego a los lugares más importantes de Orchha. Orchha no estaba en nuestros planes, pero un chico en Reishikesh nos lo recomendó y la verdad que fue toda una sorpresa.

dscf1176

Raj Mahal

Nos alojamos en el Kamma Guest House y cuando nos vieron entrar nos dijeron que lo tenía todo lleno. (Otro hostel que no quieren turista occidentales) Al comentarle teníamos reserva, nos dieron una habitación a regañadientes. Las habitaciones eran humildes pero nosotros solo la queríamos para descansar, ya que a las 2 am salía nuestro tren a Khajuraho.

Este contratiempo nos demoró más de la cuenta, ya que queríamos ver Orchha en un solo día, pero entre que el tren se retraso (Como siempre) y en el hostel nos tuvieron más de la cuenta, solo tuvimos una tarde.

dscf1186

Impresionantes techos del Raj Mahal

Empezamos viendo el Raj Mahal, un palacio en el que te pierdes entre lo grande que es y sus pasillos y escaleras estrechas y laberínticas, una pasada de la arquitectura Mogol. Puedes subir a sus tejados y sentirte como el príncipe de Persia.

No pensábamos fuese tan grande y nos demoró más de lo que teníamos pensado, puedes perderte perfectamente tres o cuatro horas en él. Además tiene al lado otras atracciones, como el Orchha Palace fort o el Rai praven Mahal Palace, que entra con la misma entrada. ¿A que no adivináis el precio? Exactamente, 500 rupias.

dscf1233

Orchha Palace fort

Tras la visita a este complejo fuimos a ver los Cenotafios. Monumentos funerarios de los Maharajas en donde anidan los buitres leonados y puedes apreciar sus constantes vuelos.

La tercera visita era el templo Laxmi Narayan en lo alto de una colina. Cuando fuimos estaba en fase de restauración. Pero pudimos entrar y verlo junto con sus fantásticas vistas al rio Betwa con sus palacios.

dscf1265

Cenotafios

El último lugar que queríamos ver era el templo Chaturbhuj, pero el chofer ya estaba un poco mosqueado, ya que nos demorábamos demasiado en visitar los otros lugares y nos dijo ya estaba cerrado (Muy dudoso…) y regresamos a Jhansi.

Orchha nos sorprendió mucho y lo recomendamos encarecidamente. Dedíquenle dos o tres días y disfrútenlo tranquilamente.

dscf1275

Cenotafios

Comimos en un Domino’s pizza que había en la calle pincipal, ¡Que placer una pizza tras tanto curry! y nos fuimos a dormir pronto. A las 2 am fuimos a la estación y en cuatro horas estaríamos en Khajuraho.

Habíamos reservado en tercera clase, ya que no había billetes de segunda y pensamos que por cuatro horas no pasaría nada… Gran error… Fueron las peores y mas largas cuatro horas en un tren saturadísimo en India.

 

Pushkar

Salimos desde Jaipur en un bus que nos costó 400 rupias (muy caro para el pais) para llegar en dos horas a Pushkar. La empresa encimaluego nos cobró 10 rupias por maleta en la bodega. Esta gente no tiene ningún escrúpulo en cobrarte por todo. Para colmo los turistas de delante, para no pagar la maleta la subieron y la pusieron a sus pies, y como estaban incómodos, nos les importó reclinar sus asientos a pesar de nuestros reproches. Se ve la mala educación en este país se contagia.

dscf9946

Ghats

Tras llegar a Pushkar dejamos las maletas en el Hotel Shankar Palace, que reservamos por 400 rupias la habitación doble con baño propio. Un hotel regentado por unos jóvenes muy agradable que recomendamos.

Pushkar es conocida por ser una ciudad sagrada. Numerosos ghats rodean la laguna donde la gente se baña. Hay que tener cuidado con las personas que te ofrecen flores para realizar ofrendas, pues una vez las has tirado al agua te piden una cantidad considerable de dinero. En cuanto los veáis sed tajantes y rechazar su oferta.

dscf9976

La ciudad rodea la laguna

La ciudad también es conocida por ser un punto de compra de artesanía y telas. Mucha gente compra aquí generó para después venderlo en Europa y como no, Irene se volvió loca comprando de todo a muy buenos precios.

Mientras comprabamos visitamos el templo de Brahma el cual no nos llamó nada la atención. Los templos de Bali o littel india en Singapure son mucho más bonitos.

dscf9987

Atardecer en los ghats

Mientras regresabamos de la maratoriana tarde realizando compras, paramos a comprar los billetes de tren para el día siguiente a Udaipur y para finalizar, fuimos al sunset café a ver la puesta de sol, donde los últimos rayos del anochecer reflejan de dorado la laguna con sus Ghats.

Rishikesh

Llegamos a esta ciudad cuna del yoga y bañada por el Ganges muy cansados, tras tres noches durmiendo en transportes. Si bien no es tan tranquila como la pintan, hay una diferencia considerable respecto al resto del país. Total que nos quedamos tres días y dos noches. Pudimos recargar pilas ya que llovió en un par de ocasiones y bajaron las temperaturas, no más de 28 grados eso si. La comida también nos resultó más rica, la ciudad menos agobiante con el turista y algo menos sucia. Eso sí, del ruido en las calles, las vacas y el caos circulatorio no nos libramos. ¡Seguíamos en India!

dscf0893

Preparados para el rafting

Nos alojamos en Sonja Guesthouse en la zona de Lakshman Jhula por 700rp la noche. El alojamiento bastante recomendado, incluso pude hacer clases de yoga a cambio de una pequeña donación. El primer día paseamos por el Ganges cruzando los puentes colgantes y fuimos al ahsram de los Beatles. No merece la pena a no ser que seáis muy fans, abandonado y caro 600rp.

Comimos en un restaurante coreano tipo chill out (sí en India, suena raro) con bonitas vistas al río y nos quedamos allí relajandonos hasta que la lluvia hizo acto de presencia una hora antes del atardecer.

dscf0951

Cascadas de Panta

El segundo día decidimos ir a practicar rafting, por 500 rupias cada uno te enviaban en un 4×4 con la barca encima y en una hora ya estás remando por los rápidos. Es un rafting bastante light pero divertido. También te da la oportunidad de bañarte en el Ganges sin miedo a perder un brazo por la contaminación. Aquí arriba el río aún se ve turquesa. Eso sí, la lluvia hizo acto de presencia al final y pasamos algo de frío.

Después de una merecida ducha fuimos a comer. La verdad que aquí los restaurantes tienen bastante buena pinta, aunque no recomendamos sus panaderías, esos croasanes saben a todo menos a croasan. Como el día no era muy apacible pasamos la tarde en el hostel intentando secar la ropa un día lluvioso…

dscf0956

Ceremonia Aarti

Irene aprovecho para hacer una clase de yoga que repitió al día siguiente a la mañana. Tras la clase realizamos una excursión a las cascadas de Panta. A una hora del hotel por la carretera se accede a estos dos saltos de agua. No son gran cosa pero te permiten un chapuzón con el calor que hacía.

A la tarde fuimos a ver la ceremonia Aarti.

A las 22:00 Salimos en un bus cama a Delhi por 800 rupias cada uno. ¡El infierno nos volvía a esperar!

Amritsar

Llegamos desde Delhi en un bus cama tras 8 horas. Como estábamos cansados nos alojamos en Tourist Guesthouse por 400 rupias. No íbamos a quedarnos a dormir ya que esa noche pillabamos un tren nocturno hacia Rishikesh, pero necesitábamos un lugar para descansar unas horas y este hostel entre la estación de autobuses y la de tren era perfecto.

dscf0797

Templo dorado

Tras descansar unas horas nos pusimos en marcha. Nuestra primera visita era el templo dorado. Decidimos ir caminando para estirar las piernas ya que estaba a poco más de un kilómetro de donde estábamos.

Callejeamos un poco por las calles estrechas de los bazares del centro donde entre bicitaxis, motos y vacas era bastante agobiante caminar. Al final llegamos al templo dorado.

Al templo dorado decir que la entrada es gratis e incluso puedes comer y dormir dando la voluntad que cada uno crea conveniente o trabajando para el templo.

dscf0834

Templo dorado

Los edificios del templo son una maravilla y la gente quiere hacerse mil fotos contigo. Al salir decidimos el camino y volvimos al hostel ya que el calor comenzaba a apretar.

Sobre las 15:00 salimos para coger el bus hacia la frontera con Paquistán. La intención no era cruzarla, sino ver el cierre de esta que hacen cada día, la cual dicen es un espectáculo. El bus nos costó 40 rupias por barba y en poco menos de una hora te planta a 2km. De ahí se cogen tuk tuks colectivos por 10 rupias.

dscf0846

Fontera con Paquistan y los “gallos” hindús

Tras caminar unos cientos de metros y pasar distintos checkpoints (os recomendamos no llevar mochila, pues os la haran dejar afuera y llevar los pasaportes, aunque no cruceis, ya que os los pediran) llegamos a un anfiteatro con las puertas como telon. Al otro lado de la vaya otro anfitatro mas pequeño tenia el publico pakistani.

Por un momento parecía estabas en el coliseo con el publico rugiendo, pero en vez de valerosos gladiadores teníamos a 6 indios corpulentos con casco de pavo real danzando como una paloma en celo al son de la música.

dscf0855

Frontera con Pakistan

De vez en cuando hacían competiciones entre indios y pakistaníes a ver quien conseguí hacer el grito de Cristiano Ronaldo más largo y obviamente, la grada del ganador estallaba en júbilo. Eso, más el shows de posiciones a lo guerrero jaguar azteca (pero vestidos de pavo real) intimidado al ejército contrario, hacia la escena pareciese más la entrada triunfal de los Power Rangers que la de un ejército serio.

Tras el shows volvimos a Amritsar en la parte de atras de un tuk tuk atestado por 50rupias cada uno. Éramos 11, en un circo nos hubieran contratado sustituyendo la actuación de los elefantes en un 600.

Tras cenar pusimos rumbo a la estación de tren donde nos esperaba un vagón sleeper hasta Rishikesh que habíamos contratado por 800 rupias.

Jaisalmer

Llegamos en tren nocturno desde Jodphur a las 6 de la mañana. Nos íbamos a hospedar en el Mystic Jaisalmer ya que el mismo hotel ofrece el tour en camello para poder dormir en el desierto. La verdad que fue un gran acierto. El dueño es una persona muy amable que nos dejó una habitación para descansar pues el tour no sale hasta las 3 de la tarde, obviamente por el calor es impensable salir antes. El Tour de dos días nos costó 2000 rupias todo incluido cada uno. (Unos 25€)

dscf0507

Vistas de la ciudad desde el fuerte

Descansamos un rato en una de las mejores habitaciones que hemos visto y después salimos a conocer la ciudad y su fuerte. La ciudad apenas tiene 60 000 habitantes, una aldea si la comparamos con sus vecinas ciudades. Es fácil llegar a cualquier parte caminando a pesar del calor abrasador.

El fuerte también es pequeño pero al contrario que los demás, esté tiene tiendas y bazares en su interior que le dan vida, además de que es gratuito. Nos hicimos algunas fotos en los miradores con cañones de la época y callejeamos. La verdad que había fachadas dignas de admiración, muy bien trabajadas.

dscf0680

Fuerte de Jaisalmer

Tras la visita regresamos al hostel para comer ya que ninguno de los restaurantes que habíamos visto nos había parecido suficientemente limpio para atrevernos. El hotel tiene unas bonitas vistas al fuerte y hamburguesas muy bien de precio. Así que ¿qué más podíamos pedir?

A las tres y media pusimos rumbo al desierto pero antes el coche nos hizo una parada en un pueblo fantasma. Según la leyenda una maldición pesa sobre él y a la noche salen fantasmas que auyentaron a la gente. Nosotros por si acaso fuimos antes de que se fuese el sol y de hecho lo están restaurando, pero la gente se va antes de que anochezca. ¿ Dónde está los de cuarto Milenio cuando se le necesitan?

dscf0554

Ruta en camello

Llegamos a un pequeño poblado donde nos esperaban los camellos o dromedarios para ser más exactos. Por delante teníamos una etapa de una hora y media a través del desierto ¿aguantaría nuestras posaderas?

No esperen del desierto de India un sistema dunar enorme como es el Sahara. De hecho quien ha viajado a Marruecos posiblemente quede decepcionado aquí. Esto es más parecido a una estepa seca con alguna que otra pequeña formación de dunas. Eso sí, al menos vimos antílopes.

dscf0612

Desierto de Thar

Llegamos al lugar en el que íbamos a pernoctar y lo primero que nos sorprendió fue… ¡Un coche! El lugar está cerca de una carretera y a lo lejos se puede ver una estación eólica con sus molinos. Vamos, que muy salvaje no es…

Para colmo nos pasó lo casi imposible que puede pasar en un desierto. Mientras los chicos hacían la cena ¡empezó a llover! Pensábamos esto era una broma y corrimos al coche a refugiarnos. Los chicos del Tour muy amablemente nos llevaron a un recinto para poder cenar cubiertos y nos comentaron la lluvia era muy esporádica.

dscf0530

Pueblo fantasma de Thar

Y efectivamente, antes de empezar a cenar dejó de llover. Tuvimos una cena agradable y regresamos a las dunas para dormir. El cielo empezaba a despejarse pero la contaminación lumínica de las aldeas colindantes no hacía que se viesen las estrellas espectacularmente.

Dormimos realmente bien con el ambiente fresco del desierto y el edredón enredado. Al amanecer el cielo estaba despejado, por lo que vimos un bonito amanecer. Desayunamos de te chai y tostadas y nos pusimos en marcha de vuelta.

dscf0596

Anochece en el desierto de Thar

Tras dejar los camellos y regresar al hotel, esté nos dio otra habitación para poder ducharnos y pasar el día. Tras descansar un poco fuimos a comprar los billetes de tren a Delhi para esa tarde. Como íbamos a estar 17h en tren decidimos coger una clase más cómoda, al final en segunda clase con aire acondicionado, y eso más la poca antelación de la reserva, hizo el que el billete nos costase 2400 rupias cada uno.

Después de ducharnos volvimos a comer en el hotel un curry muy sabroso y ¡sin picante! Y pusimos rumbo a la estación. ¡Mañana nos esperaba el infierno de Delhi de nuevo!

Jodhpur

Llegamos a la ciudad a las 4 de la madrugada en un bus cama procedente de Udaipur. Nos gustó la experiencia del bus cama. Respetaba la privacidad, no hacía calor y era confortable. ¿Algún inconveniente? Alberto hacía un poco de tope con los pies y te sentías como en una caja de cerillas en movimiento cada vez que pasabas un bache.

dscf0427

Fuerte de Mehrangarh

Como era muy pronto fuimos a la Guesthouse a dormir unas horas más y de paso poder dejar las maletas. La pensión se llamaba Blue Haveli y era muy humilde y algo cara para lo que nos ofrecía (500rp). Luego nos alegramos de haberla elegido porque nos dejaron hacer el check out a la tarde y pudimos descansar de 8pm a 10pm antes de coger otro tren nocturno en Jaisalmer.

Puedes ver todo lo destacado de la ciudad perfectamente en un día. La mañana la dedicamos a ver la magnífica fortificación de Mehrangarh. Fuimos en un tuc tuc por 100 rupias. Nos costó 600 rupias cada uno la entrada con la audioguía en español, lo cual hizo que valiese mucho la pena. Destacó históricamente por su resistencia que lo hacía inexpugnable a las invasiones.

dscf0436

Templo a las afueras del Fuerte de de Mehrangarh

En la antigua India cada ciudad importante tomaba forma de ciudad estado con su maharana reinando y su fortificación para defenderse del resto de ciudades. La fortificación está muy bien restaurada con museos en su interior. También tiene bonitas vistas de la ciudad azul, barrio de Jodphur con casas azul indigo. En el pasado las casas de ese color pertenecían a una cierta casta pero ahora todo es más aleatorio y se persigue el interés turístico. Tiene un cierto aire a Chaouen en Marruecos, pero mucho menos cuidada.

Antes de comer fuimos a un pequeño palacio muy cercano a la fortificación, el jasavanta thara. La entrada es de 50 rupias y se puede ir andando desde el fuerte. Tiene bonitas vistas del fuerte y su estética exterior es elegante. En su interior tiene fotografías antiguas de los maharanas de la ciudad.

dscf0414

Interior del Fuerte de Mehrangarh

El calor apretaba y cogimos un tuc tuc que se aprovechó un poco de nuestra desesperación y nos cobró 150 rupias por una carrera a un restaurante nada económico para ser India, 700rp los dos. En India priorizamos comer en restaurantes algo más caros, pero higiénicos, estamos escarmentados tras la gastroenteritis de Birmania y además es el país más sucio en el que hemos estado.

A la tarde callejeamos por la zona del mercado y la torre del reloj, por recomendación del dueño del hostel fuimos a descubrir el barrio azul. Nos gustó bastante y si os gusta la fotografía disfrurareis capturando detalles en las puertas, arcadas, etc. Cenamos en la azotea de un restaurante color indigo con vistas inmejorables al barrio y la fortificación. Nuestra pizza vegetariana (como no), no llegó a 3 euros y estuvo bastante buena.

dscf0457

Barrio Azul

A la noche cogimos nuestro primer tren nocturno en clase sleeper sin aire acondicionado a Jaisalmer por 350 rupias cada uno. Una experiencia religiosa. Seis camitas por compartimento, mucha suciedad, calor, mosquitos, miradas incómodas y apenas espacio para dejar las maletas. Aún así, nos adaptamos a todo. Sí, esto también es India y no sólo el postureo en el Taj Mahal.

Udaipur

Tras salir de Pushkar a las 7 am con el primer bus a Ajmed (que en teoria debió salir a las 6 am) subimos en el tren de las 8:30 con dirección a Udaipur. El tren nos costó 500 rupias los dos y duro unas 5 horas y media.

dscf0005

City Palace de Udaipur

Una vez en Udaipur y con un calor abrasador nos instalamos en el Udai Haveli Guest House por 500 rupias la noche. Dejamos las maletas y fuimos a conocer la ciudad. A bote pronto está parece más tranquila que las otras ciudades que hemos visitado de la India.

Paseamos por los alrededores del Lago Pichola desde donde se puede ver una bonita puesta de sol a los Gaths. Visitamos el City Palace, entrada 300 rupias cada uno y incluido unos museos de dentro.

dscf0062

Ornamentación del City Palace

Se hizo tarde así que decidimos cenar en uno de los numerosos restaurantes con terraza. Las vistas nocturnas a lago y los palacios que alberga, hacen que no parezca estés en India. Si a eso le añades que el sonido de los coches no llega y se siente un remanso de paz, hace que te pienses seguir dándole una oportunidad a este caótico país.

Al día siguiente nos levantamos temprano y cogimos un bus a Chittorgarh, en donde curiosamente el bus vale 120 rupias para los hombres y 90 rupias las mujeres. Duró dos horas y media y nuestro objetivo era visitar su fuerte.

dscf0110

Gaths de Udaipur

Si, otro fuerte más, pero este resulta que es enoooorme, en donde has de necesitar un tuk tuk que te lleve durante tres horas a los lugares más importantes. A nosotros nos costó 300 rupias y la entrada al fuerte 400 rupias los dos. Bastante barato si lo comparamos con otros fuertes y todo lo que tiene este.

Tras las tres horas volvimos en bus a Udaipur. Si no se quiere hacer ida y vuelta en bus el tren que realiza el itinerario de Ajmed a Udaipur para en Chittorgarh, por lo que se puede parar aquí, ver el fuerte y luego en bus terminar el recorrido a Udaipur.

dscf0177

Fuerte de Chittorgarh

Nosotros lo hicimos así porque nuestra intención era visitar el templo de Ranakpur y el fuerte de Kumbhalgarh en un Tour, pero como estábamos en temporada baja no había suficientes personas para llenarlo y nos dijeron esperasemos un día.

Al día siguiente tampoco había personas para llenar el Tour, así que teniamos que elegir entre en templo o el fuerte, ya que no había bus que los conectase. Decidimos ir al templo ya que habíamos visto era muy bonito. Pues bien, de vuelta a la estación de autobuses, los billetes fueron similares a Chittorgarh y en tres horas nos plantamos en el templo.

dscf0241

Templo de Ranakpur

La entrada nos costó 200 rupias cada uno y el templo está muy ornamentado pero es pequeño y hay que valorar si vale la pena el trajín de 6 horas ida y vuelta en bus. Para colmo al volver, el bus iba lleno y Alberto se pasó las 3 horas de pie.

Al regresa a Udaipur volvimos a cenar en la azotea y a las 22:00 cogimos las maletas para en un bus cama (más cómodo de lo que nos pensabamos) poner rumbo a Johdpur por 350 rupias cada uno.

dscf0193

Templo en el fuerte de Chittorgarh

Jaipur

Llegamos en tren (está vez en segunda clase) desde Agra por 500 rupias los tres. En realidad costaba 360 pero al realizarlo en el hotel se llevaron una comisión.

dscf9717

Entrada a la Pink City

El tren duró 5 horas y nadie nos pidió el ticket. De hecho llegó a Jaipur lleno asta la bandera, incluso alguna persona con medio cuerpo fuera en donde lo más seguro los únicos que pagamos billete fuimos nosotros.

A la llegada a la estación ya nos esperaban los conocidos tuk tuk. Habíamos visto un hotel por booking, pero no lo habíamos reservado para ver si al ir en persona era más barato. Bueno pues nuestra sorpresa fue que al llegar no nos querían dar habitación. Simplemente no querían extranjeros… Que raros estos indios…

dscf9728

Palacio del viento o Hawa Mahal

Al final el chico de tuk tuk no llevó, tras la visita de varios hoteles, al Bani Park Palace por 1200 rupias por habitacion triple/noche. El hotel tiene restaurante aunque los sabores son bastante fuertes (y obvio, es imposible encontrar algo que no sea picante)

Tras dejar las maletas pillamos otro tuk tuk para ir al centro tambien llamado pink city por 120 rupias. Empezamos visitando el city place por 500 rupias (que fascinación tienen los indios por las entradas a 500). En su interior hay museos de vestimenta antiguos, el Hall donde recibían los maharahas a los invitados (donde no pueden hacerse fotos) y distintos patios.

Tras la visita fuimos al Observatorio astronomico, nos salió gratis y aquí si que recomendamos un guía ya que hay gran cantidad de construcciones y uno no sabe para que sirven.

dscf9747

Fuerte de Ambar

El sol empezaba a darnos tregua y fuimos caminando a ver la fachada del Palacio del viento o Hawa Mahal. Al atadecer las fotos no son tan bonitas, pues el sol se pone por detrás. Justo debajo hay cientos de tiendas donde realizar compras, dimos un paseo y regresamos al hotel.

Al día siguiente contratamos un tuk tuk todo el día por 550 rupias. Empezamos tomando un lassi (un yogurt liquido) típico de la región, en el local más famoso de la ciudad, llamado Lassiwala, por 60 rupias el lassi grande. Estaba tan bueno y el desayuno en el hotel había sido tan escueto que Alberto se pidió dos. Conviene ir pronto ya que cuando acaban existencias cierran.

dscf9784

Entrada al Fuerte de Ambar

Tras tan grato desayuno y después de cambiar dinero, nos dirigimos al Fuerte de Ambar a unos 10km de la ciudad. Es un fuerte maravilloso del que no te cansas de recorrer pasillos esquiandos y escaleras laberíntica, uno no sabe muy bien nunca donde está y a donde irá. Como no, la entrada son 500 rupias. Dentro del fuerte hay un pasillo subterráneo que te lleva al Jaigahr Surge, otro fuerte más arriba en donde tienes incluida la entrada en el ticket del City Palace. Nosotros intentamos subir, pero hacia un sol de justicia a medio dia y teníamos hambre, así que resistimos y regresamos.

De vuelta a Jaipur hicimos una parada en el templo del agua para hacer cuatro fotos desde afuera ya que no se puede acceder y fuimos a comer. A la tarde el tuk tuk nos llevó a una granja de elefantes. Nosotros no queríamos ir pero se ve tenía convenio y se puso tan pesado que fuimos a mirar. Después del discurso de una hora intentando convencernos que los elefantes no sufrian y con precios estratosféricos por montar o pintar al pobre animal, desistimos y nos hicimos cuatro fotos dándoles una propina lo cual no se lo tomaron muy bien.

dscf9611

City Palace

Tras lo de los elefantes, le dijimos queríamos ir a comprar al bazar y acabar ahí, pero nos dijo era festivo y estaba todo cerrado, que el conocía unas tiendas para turistas que estaban abiertas todo los días. Obvio quería llevarnos donde cobrará comisión y dio una vuelta enorme para no pasar por los bazares. Esto no nos sentó muy bien, India es el país de todo el sudeste asiático con diferencia, donde más te miénten e intentan estafarte.

Cansados nos fuimos al hotel y reservamos los billetes de bus para Pushkar y Rosa para Delhi. Tras mes y medio con nosotros finalizaba su viaje.

dscf9864

Fuerte de Ambar y arriba el Jaigahr Surge