Jaipur

Llegamos en tren (está vez en segunda clase) desde Agra por 500 rupias los tres. En realidad costaba 360 pero al realizarlo en el hotel se llevaron una comisión.

dscf9717

Entrada a la Pink City

El tren duró 5 horas y nadie nos pidió el ticket. De hecho llegó a Jaipur lleno asta la bandera, incluso alguna persona con medio cuerpo fuera en donde lo más seguro los únicos que pagamos billete fuimos nosotros.

A la llegada a la estación ya nos esperaban los conocidos tuk tuk. Habíamos visto un hotel por booking, pero no lo habíamos reservado para ver si al ir en persona era más barato. Bueno pues nuestra sorpresa fue que al llegar no nos querían dar habitación. Simplemente no querían extranjeros… Que raros estos indios…

dscf9728

Palacio del viento o Hawa Mahal

Al final el chico de tuk tuk no llevó, tras la visita de varios hoteles, al Bani Park Palace por 1200 rupias por habitacion triple/noche. El hotel tiene restaurante aunque los sabores son bastante fuertes (y obvio, es imposible encontrar algo que no sea picante)

Tras dejar las maletas pillamos otro tuk tuk para ir al centro tambien llamado pink city por 120 rupias. Empezamos visitando el city place por 500 rupias (que fascinación tienen los indios por las entradas a 500). En su interior hay museos de vestimenta antiguos, el Hall donde recibían los maharahas a los invitados (donde no pueden hacerse fotos) y distintos patios.

Tras la visita fuimos al Observatorio astronomico, nos salió gratis y aquí si que recomendamos un guía ya que hay gran cantidad de construcciones y uno no sabe para que sirven.

dscf9747

Fuerte de Ambar

El sol empezaba a darnos tregua y fuimos caminando a ver la fachada del Palacio del viento o Hawa Mahal. Al atadecer las fotos no son tan bonitas, pues el sol se pone por detrás. Justo debajo hay cientos de tiendas donde realizar compras, dimos un paseo y regresamos al hotel.

Al día siguiente contratamos un tuk tuk todo el día por 550 rupias. Empezamos tomando un lassi (un yogurt liquido) típico de la región, en el local más famoso de la ciudad, llamado Lassiwala, por 60 rupias el lassi grande. Estaba tan bueno y el desayuno en el hotel había sido tan escueto que Alberto se pidió dos. Conviene ir pronto ya que cuando acaban existencias cierran.

dscf9784

Entrada al Fuerte de Ambar

Tras tan grato desayuno y después de cambiar dinero, nos dirigimos al Fuerte de Ambar a unos 10km de la ciudad. Es un fuerte maravilloso del que no te cansas de recorrer pasillos esquiandos y escaleras laberíntica, uno no sabe muy bien nunca donde está y a donde irá. Como no, la entrada son 500 rupias. Dentro del fuerte hay un pasillo subterráneo que te lleva al Jaigahr Surge, otro fuerte más arriba en donde tienes incluida la entrada en el ticket del City Palace. Nosotros intentamos subir, pero hacia un sol de justicia a medio dia y teníamos hambre, así que resistimos y regresamos.

De vuelta a Jaipur hicimos una parada en el templo del agua para hacer cuatro fotos desde afuera ya que no se puede acceder y fuimos a comer. A la tarde el tuk tuk nos llevó a una granja de elefantes. Nosotros no queríamos ir pero se ve tenía convenio y se puso tan pesado que fuimos a mirar. Después del discurso de una hora intentando convencernos que los elefantes no sufrian y con precios estratosféricos por montar o pintar al pobre animal, desistimos y nos hicimos cuatro fotos dándoles una propina lo cual no se lo tomaron muy bien.

dscf9611

City Palace

Tras lo de los elefantes, le dijimos queríamos ir a comprar al bazar y acabar ahí, pero nos dijo era festivo y estaba todo cerrado, que el conocía unas tiendas para turistas que estaban abiertas todo los días. Obvio quería llevarnos donde cobrará comisión y dio una vuelta enorme para no pasar por los bazares. Esto no nos sentó muy bien, India es el país de todo el sudeste asiático con diferencia, donde más te miénten e intentan estafarte.

Cansados nos fuimos al hotel y reservamos los billetes de bus para Pushkar y Rosa para Delhi. Tras mes y medio con nosotros finalizaba su viaje.

dscf9864

Fuerte de Ambar y arriba el Jaigahr Surge

Anuncios

India

Dicen que India o la amas o la odias. Nosotros llegamos a odiarla profundamente. Es más, llegamos a decir que tras el infierno, estaba este país.

En un país de 1300 millones y el segundo del mundo en cuanto a pobreza extrema, la mentalidad de miles de indios al levantarse no es vivir, sino sobrevivir un día más. Esto provoca que los indios solo miren por ellos mismos y no tengan miramientos en pisarte si es necesario a toda costa. La ley de la selva, del más fuerte, reina en este trozo de tierra. Desde entrar en el tren abarrotado en estampida, sin dejar salir antes porque a el los lo único que les interesa es entrar a toda costa, a que intenten timarte hasta la friolera de 300€ diciendo en Delhi hay altercados y la zona de tu hotel esta cerrada por disturbios y debas abandonar la ciudad apresuradamente.

La eterna sonrisa de Asia se apaga en este duro país en donde personas, vacas, cerdos y ratas del tamaño de tu antebrazo compiten por un trozo de comida putrefacto en las montañas de basura que crecen en las calles.

Posiblemente India es el país más difícil en el que viajes, pero tiene algo que lo salva, su legado. Un legado increíble de fortalezas y palacios creados por los mogoles en su pasado esplendor. Eso hace que explorar India valga la pena. Eso sí, ve con energías.

RAJASTAN
Empezamos nuestro viaje haciendo la famosa ruta visitando el Taj Majal en Agra y los fuertes y palacios de JaipurFatehpur Sikri. En la ruta paramos un par de días para ver los ghats de Púshkar una de las ciudades sagradas del país.

Continuamos el viaje en Udaipur y por fin encontramos una ciudad acogedora con sus restaurantes en las terrazas fuera del mundanal caos de las calles. Tras visitar el fuerte de Chittorga y  el templos de Ranakpur pusimos rumbo a Jodhpur y su casco antiguo azul indigo. Tras ellos fuimos a pasar unos días al desierto de Jaisalmer

PUNYAB Y UTTARAKHAND

Continuamos al norte a Amritsar para visitar su templo dorado y su frontera, un tanto peculiar, con Pakistan. Ahí continuo nuestro camino al este para ir a la ciudad del yoga, Rishikesh y relajarnos haciendo rafting.

UTTAR PRADESH

Tras ello no dirigimos al este, a los dos pueblos que más nos cautivaron, Orchha con sus fuertes y Khajuraho con sus templos en honor al kamasutra.

Acabamos nuestro viaje en la ciudad del Ganges, Varanasi, y tras unos días pusimos rumbo a Nepal.

Como hemos dicho India no es un país fácil, desconfía de todos, no te creas nada de nadie y ve con energías. Aunque el país es demoledor, los tesoros que contiene son fantásticos.

RESUMEN INDIA

Lo mejor: Sin duda su arquitectura, los fuertes de Jaipur, Raknapur y Orchha. Disfrutar de la tranquilidad de Khajuraho y cenar en los tejados de Udaipur. Y como no, el Taj Majal en Agra.

Lo peor: Todo de puertas para afuera. Los timos constantes y sin escrúpulos, ya intentaron timarnos 300€ en Delhi nada mas bajarnos del avión. La suciedad y ley marcial que campa a sus anchas, hace estés en tensión las 24h del día. La suciedad con toneladas de basura, ratas y excrementos de vaca en plena ciudad junto con un calor sofocante.

Días visitando el país: 23

Dinero gastado: (Cambio 1€/84,53 Rupias) 754€ x 2 personas = 377€/personas o 16,39€ día/persona

India es tan grande que nos quedo mucho por ver, sobre todo en el sur. ¿Si después de lo contado volveremos? Hemos de meditarlo, aún tenemos muchos países más por ver, posiblemente si vamos a Sri Lanka, pero lo hemos puesto al fondo de nuestras prioridades.