Kinpun

Tras tres horas de conducción temeraria desde Bago, la cual vimos en una mañana tras dormir en un bus nocturno desde Kalaw. Estábamos literalmente destrozados.

La roca dorada

Nos alojamos en Pann Myo Thu, bastante cutre y el Baño olía bastante mal. Pero estábamos tan reventados que nos dio igual. Cenamos fuera y caímos pronto rendidos.

Al día siguiente fuimos a visitar el complejo de la Roca Dorada. Una roca que desafía la gravedad en un risco. Esta, junto con el Shwedagon Paya de Yangon y el Mahamuni Buda de Mandalay son las tres figuras más veneradas y de peregrinación obligatoria. Aunque no su principal reclamo turístico e histórico, que son los templos de Bagan.

Tras pagar 10000 kyats por la entrada y tras una ardua peregrinación escalera arriba llegamos a ver la roca. Esta vez, al contrario que el Mahamuni Buda puedes acercarte bastante y contemplarla perfectamente. Eso sí, tocarla sólo los hombres, así que nos tocó sólo contemplarla (Tampoco era de nuestra devoción tocar un pedrolo, aunque intentar empujarlo a ver si caía era tentador… Hasta que caes que estas en un país dictatorial y ahí prefieres no jugartela)

Tras la visita de la roca dorada pusimos rumbo de vuelta a Yangon. Nos esperaban 5 horas de bus por delante y no queríamos llegar muy tarde ya que al día siguiente nos despedimos de este fascinante país que es Myanmar ¡Para poner rumbo a India!

Anuncios

Bago

El autobus desde Kalaw nos dejó a las incomprensibles cuatro de la mañana en Bago.

Buda de Shwethalyaung

Sin saber muy bien qué hacer a esas horas por esa ciudad y ver los hostels de los alrededores estaban cerrados un señor que parecía manejaba el cotarro en la estación (en realidad era una parada en medio de la calle principal) nos comentó Bago se ve en unas horas y luego nos fuésemos a Kinpun en el bus de la tarde.

Complejo de Shwethalyaung

Paro un taxi y acordó por muy buen precio el taxi para que hiciésemos el Tour (y sin darle nada a cambio) Así que a las 5 de la mañana ya íbamos rumbo a nuestro primer destino, la Shwemawdaw paya, la estupa más grande de Myanmar.

La vimos de noche al principio y al amanecer de día después. Como era antes de las 6 el taxi nos llevó lo primero de todo para así no pagar entrada ya que aunque esté abierta 24h se paga a partir de las 8h.

Acto seguido fuimos al Shwethalyaung, un Buda tumbado de 55m, 9 metros más grande que el Wat Pho de Bangkok. Si se camina un poco más esta el Maha Kalyani Sima, otro Buda recostado dentro de una sala más moderno y para nuestro gusto más feo.

En el mismo complejo está la Shwegugale paya, hay un túnel que alberga 64 budas sentados.

Por último fuimos a ver cuatro enormes budas sentados dándose la espalda mirando a los cuatro puntos cardinales. La verdad que supimos porque a Bago la llaman la ciudad del Buda.

Birmanas rezando en Shwemawdaw paya

En cinco horas habíamos visto todo sobre Bago. Así que el taxista nos dejó en una terminal de autobuses donde estaba el señor que nos pilló el taxi en la madrugada y nos dijo que bus iba a Kinpun. ¡Era un bus escolar! Era sábado por lo que no había escuela y lo utilizaban para hacer el trayecto hasta Kinpun en unas 3 horas en asientos de niños de 10 años.

Shwemawdaw paya

Shwemawdaw paya

Myanmar

Posiblemente uno de los países más desconocidos del sudeste asiático. Myanmar (o Birmania para los nostálgicos) vive a dos ritmos entre una férrea dictadura y sus ganas de abrirse al mundo.

dscf8183

Templos de Bagan

ZONA SUR

Iniciamos nuestro viaje por su capital Yangon en donde es visita obligada la Shwedagon Padoga una de las más grandes del país de las pagodas. Después de dos días en la capital volvimos al sur para visitar Bago y Kinpun.

En la primera podemos encontrar ahora si, la pagoda más grande del país Shwemawdaw paya, (Si os fijáis todas tienen nombre muy parecidos e impronunciables). Un día es suficiente para ver todo el recinto al igual que en Kinpun y su Roca dorada.

dscf8018

Yangon

ZONA NORTE

Empezamos viajando a Bagan y su inmenso complejo de templos y pagodas. Nosotros estuvimos cuatro días a golpe de moto eléctrica (Aunque uno lo pasamos en la cama) y en realidad te puedes perder una semana descubriendo mil rincones.

Tras ellos fuimos a Mandalay para visitar sus ciudades sagradas y Hsipaw para visitar sus arrozales y el llamado “mini Bagan”. Por último de bajada a Yangon paramos en el Lago Inle lugar de muchísima artesanía y realizar un tekin hasta Kalaw de dos días.

dscf8159

RESUMEN MYANMAR

Lo mejor: Bagan y sus templos repartidos por una inmensa llanura. Las inmensas pagodas de Yangon y Bago. Mandalay y sus ciudades sagradas repletas de estupas y por supuesto con lo que mas nos quedamos es con su gente, uno de los países donde más cómodos nos hemos sentido.

Lo peor: La comida sin lugar a dudas, cocinan muy aceitoso y es muy monótona. Las largas horas en bus para recorrer pocos kilómetros por tortuosas carreteras. Que enfermáramos dos días sin poder salir del hostel justamente en Bagan. Que el trekin por Kalaw fuese en la estación seca (Marzo) y no se viesen los arrozales verdes. En algunos sitios religiosos a las mujeres no se las deja acceder.

Días visitando el país: 18 días

Dinero gastado: (Cambio 1€/1800 Kyats) 890€ x 2 personas = 445€/personas o 24,22€ día/persona

Kalaw

Llegamos a Kalaw tras dos dias de trekking desde el lago Inle y nos alojamos en Railroad Hotel por 23€ los tres. Bastante cómodo y luminoso.

Shwe U Min Paya

En kalaw empezamos visitando la Shwe U Min Paya. Cabe decir que para acceder a ella deber atravesar un complejo militar, incluso atravesar una barrera con el guarda postrado, pero muy amablemente te levantará la barrera cuando le digas donde vas.

Shwe U Min Paya

El Shwe U Min Paya es un complejo de muchas padogas pequeñas blancas y otra sección de budas en cuevas cavadas en la roca.

Ruta Lago Inle Kalaw

Acto seguido fuimos al mercadillo a comer. Hacia calor y nos costó un poco llegar ya que estaba un poco lejos. Nuestra idea era subir después al Vallery Point pero el calor apretaba, así que nos fuimos a descansar al hotel.

Ruta Lago Inle Kalaw

A la noche pillabamos un bus nocturno hacia Bago, penúltimo destino en nuestro viaje por Myanmar.

Ruta Lago Inle Kalaw

Ruta Lago Inle Kalaw

Ruta Lago Inle Kalaw

Ruta Lago Inle Kalaw

Lago Inle

Llegamos desde Hsipaw por una estrecha carretera durante 6 horas en minivan. Para colmo del tute, esta se había parado en el restaurante más caro de todo Myanmar en medio de la nada para comer.

Plantaciones de arroz

En el trayecto conocimos a Elder, un asturiano que también estaba recorriendo el sudeste y que nos acompañó por Inle y Kalaw. Nos alojamos en Exotic Inn Hostel por 18€ los tres con acceso a bicicletas gratis. El hostel la verdad que estuvo muy bien.

Junto a Elder ahora heramos 4 recorriendo

Esa tarde apalabramos el Tour en barca para el día siguiente, bastante barato si se reserva en grupo, apenas llego a 5€ por persona. Por ultimo fuimos a cenar todos juntos a un sitio local.

Canales del lago Inle

A la mañana temprano empezamos visitando una tienda artesana donde vimos como procesaban la plata con buenos precios para comprar (siempre regateando) y otro de telas a unos precios desorbitados.

Curiosa pesca con remo en el pie

Visitamos el templo de los gatos saltarines y de camino pasamos por huertos flotantes y canoas de pescadores que reman con el pie. Tras comer en un restaurante junto al lago visitamos el barco donde sacan a pasear a buda en su festividad y un par de padogas. El día cundio y acabamos cenando en un restaurante donde el camarero era un fanático de Eminem e hizo nos rieramos mucho durante la cena.

Al día siguiente decidimos hacer una ruta en bicicleta por el lado este del lago hasta el pueblo flotante. De camino visitamos el viñedo Red Mountain donde tomamos un vino que no estaba nada mal para ser vino birmano. Seguimos hasta una piscina natural donde se bañaban los locales y el agua estaba muy refrescante. Para finalizar visitamos el pueblo flotante y regresamos al pueblo llegando algo cansados al final del día.

Los dos días siguientes los dedicamos a realizar el trekking hasta Kalaw. Normalmente la gente lo hace al revés ya que hay más bajada que subida. El camino no está señalizado y si no se dispone de gps es sencillo perderse.

Dormimos en una casa de un poblado en donde la comida fue bastante buena para ser Myanmar. Eso sí, la carne no se huele. El trekking nos gustó bastante y en temporada alta, con los arrozales en todo su esplendor, debe de ser una pasada.

Llegamos a Kalaw un poco cansados debido ya que hay poca sombra en el recorrido y el sol era de justicia. El trekking nos gustó bastante a pesar de lo seco que estaba el paisaje. Pillarlo en temporada de lluvias con los arrozales verdes debe ser espectacular.

Hsipaw

Llegamos en bus tras 6 horas desde Mandalay por una carretera tortuosa. El clima allí era bastante más frío y tras dejar las maletas en Yee Shin Guest House por 9000 kyats los tres. Nos sorprendió no encontrar ningún restaurante abierto a las 8 de la noche, así que no nos quedó mas remedio que cenar de galletas.

Arbol clavado en la Estupa

El hostel era bastante ruidoso debido a que daba a una calle principal. Por la mañana decidimos hacer un trekking a una catarata a dos horas del pueblo llamada Nam Tuk. A pesar de la temporada seca en la que estábamos y los arrozales sin agua pudimos ver parte de la vida en el campo.

Al final la catarata era un débil riachuelo debido a la falta de lluvias. No muy impresionante, pero al menos nos sirvió para estirar las piernas. Al día siguiente fuimos a recorrer las padogas del norte también llamadas Mini Bagan y el Buda de Bambú. Un monasterio hecho todo de madera.

Es un complejo que necesita urgentemente una restauración ya que las padogas empiezan a desmoronarse debido a las plantas que crecen en ellos.

A la tarde recorrimos un poco el pueblo y el día siguiente pusimos rumbo al lago Inle en minivan a un precio bastante caro para se Myanmar.

Mandalay

Llegamos desde Bagan en una furgoneta tras 5 horas de bacheado trayecto. Nos alojamos en el E1 Motel por 19€ la habitación triple. El hotel estaba muy bien, los alojamientos en Myanmar son un poco más caros que el resto de países pero la calidad suele notarse aparte de que vienen con el desayuno incluido. Como estábamos cansados pedimos unas pizzas a domicilio. Y nos dormimos pronto.

Puente U Bein

A la mañana siguiente, ya con las pilas cargadas empezamos visitando el templo de Mahamuni Buda en camioneta como sacos de patatas. Este Buda lleva más de 18cm de espesor en oro que durante cientos de años han ido depositando los fieles. Sólo se permite acercarse hasta poder tocarlo a los hombres, por lo que nos quedamos contemplandolo desde afuera.

Vistas desde el puente U Bein

Volvimos a coger otra camioneta hasta el Palacio de la ciudad. Sólo hay una entrada accesible para turistas y a nosotros nos dejaron justo en la contraria, así que tuvimos que caminar 4km hasta llegar. Al menos aprovechamos para cambiar dinero a buen precio y comer en un tailandés abundante.

En el Palacio tuvimos que pagar 10000 kyats cada uno por la entrada. Esta entrada sirve también para el Tour de las cuatro ciudades que queríamos visitar al día siguiente. El Palacio no es muy espectacular y todo a su alrededor son barracas militares.

Para finalizar el día subimos a Mandalay Hill a ver la puesta de sol. Debido a la cantidad de polvo en suspensión no fue muy bonito, pero al menos refrescaba. Antes de la puesta de sol el taxista nos llevó a ver el monasterio de Shwenandaw. Un viejo templo de madera con numerosos detalles que estaba en restauración. Bastante chulo en donde además te pintan las mejillas de tanaka.

Vistas desde el puente U Bein

Al día siguiente pillamos un taxi lo 35000 kyats los tres para ver las cuatro ciudades sagradas desde las 9 de la mañana hasta las 6 de la tarde.

Mal Nu Monastery

Empezamos por Amarapura viendo la ceremonia de la comida de los monjes en Mahaoganda Yone donde todo es donado por la población. Acto seguido fuimos Sagaing para ver un monte salpicado por estupas y padogas. Nuestra panorámica no fue de la mejor debido al polvo en suspensión.

Puente U Bein

Tras la panorámica visitamos la padoga de U Min y cruzamos a ver la ciudad sagrada de Inda. Ahí el tuk tuk nos dejó para ver edificios diseminados en una vieja carreta a caballo por 6000 kyats. Aquí había distintos complejos y una deteriorada torre del reloj en un ambiente muy rural.

Mal Nu Monastery

Seguimos la ruta al monasterio de teca de Bar Yar Ga y a otro impresionante monasterio de piedra llamado Mal Nu Monastery.

Mal Nu Monastery

Para finalizar vimos el atardecer desde el puente U Bein. Que será porque estaba seco, pero a nosotros no nos pareció nada del otro mundo.

Ciudad sagrada de Inda

Al día siguiente tras descansar la mañana nos fuimos en bus a las dos de la tarde hacia Hispaw.

ciudad sagrada de Inda

Ciudad sagrada de Inda

Monjes en Mahaoganda Yone

Monjes en Mahaoganda Yone

Mandalay Hill

Palacio de Mandalay

Palacio de Mandalay

Mahamuni Buda

Bagan

Llegamos a primera hora de la mañana desde Yangon a la estacion de autobuses de Nyaung Ú que está a las afueras. Desde ahí hay que pillar si o si un tuk tuk hasta el hotel. Antes, a mitad de camino hay que pagar la entrada al recinto. 25000 Kyats por persona válido para cinco días.

En algunos templos se puede subir para ver la llanura

Nos alojamos en el View Point Inn por 30000 Khiats los tres, dejamos las maletas y alquilamos unas motos ¡eléctricas!.

Algunos de los templos son complejos enormes.

Hay miles de monumentos por ver y uno no sabe muy bien por donde empezar. Nosotros a través de la app Maps.me dividimos el recinto en tres días.

El primer día visitamos la zona entre Nyaung y old Bagan más cerca al río. Entre ellos podemos mencionar el Museo arqueológico, mimalaung Nyaung, thatbyinnyu temple, Htilominio temple, entre otros. Para acabar decidimos ver la puesta de sol desde un monasterio con acceso a su azotea.

El segundo día Rosa se puso enferma debido probablemente a un helado que tomamos en Yangon. A la tarde cayó Irene y al día siguiente Alberto. El segundo día visitamos Alberto e Irene la zona más alejada en new Batán y algunos templos que nos quedaron pendientes del primer día.

Templo del elefante

El tercer día lo único que visitamos fue el baño… fuimos a comprar unos antibióticos que en dos días cumplieron su cometido. Pero ya nos obligó a perder un día en cama.

Irene y su aficion a los gongs

El cuarto y último día excepto Rosa, decidimos salir a ver lo que nos quedaba de templos en la vasta llanura entre new Bagan y Nyaung. Al principio vas con una lista de monumentos que visitar, pero al final son tantos los monumentos que por el camino te paras que al final lo mejor es dividirlo por zonas y disfrutar descubriendo.

Otro son pequeños complejos juntos

Esa tarde recogimos las cosas y nos pusimos en marcha hacia Mandalay en furgoneta. 5 horas de tortuosa carretera aunque afortunadamente ya estábamos bastante recuperados de nuestra gastroenteritis.

En el interior budas de todos los tamaños te dan la bienvenida

Yangon

Día 1

Volamos desde Kuala Lumpur con escala en Bangock con Tai Airlines. Una vez en el aeropuerto te sellan el visado el cual has de tener impreso y conservarlo hasta la salida.

Lago Kandawgyi

Pasamos de los primero taxis y al final , en la carretera principal, contratamos por 9000 kyats uno hasta el Hostel. En esta ocasión nos alojamos en Shannkalay hostel, muy cerca al centro y las atracciones turísticas. El personal es muy amable y el desayuno incluido en la terraza vale la pena.

Gong tras las plegarias en el Buda tumbado

Se estaba haciendo un poco tarde pero como las atracciones turísticas estaban cerca decidimos salir a ver que nos enseñaba Myanmar. De camino al centro nos empezaron a llamar la atención los señores vestidos con falda (longi), el maquillaje tanaka, las tea-house con sus mini sillitas de plástico, el polvo del país y la amabilidad de la gente.

Buda tumbado

Empezábamos viendo la Sule Padoga que es a la vez una rotonda. Tras entrar un chico empezó a darnos conversación y a contarnos cosas del monumento. Era obvio después querría su propina pero no le hacíamos mucho caso. Además teníamos prisa ya que queríamos ver el atardecer en la Shwedagon Padoga, pero a pesar de decírselo al chico parecía no importarle. Al final como no, solicitó su propina y aquí llegó lo fuerte. A pesar de no pedir su ayuda y de retrasarnos en la visita nos exigió más dinero del que le dimos, así que Alberto ya enfadado decidió no darle nada y nos fuimos entre maldiciones suyas.

Buda tumbado

Pillamos el bus público para ir a la Shwedagon Padoga. Toda una aventura en una cafetera a rebosar a un precio hipereconomico. Afortunadamente el monumento estaba cerca. Una vez dentro una mujer se nos acerco amistosamente a lo que nuestra mirada asesina la disuadió. (No seais compasivos, son peores que los teleoperadores de jazztel) La Shwedagon Paya no es la más alta pero si la más impresionante y a la noche, iluminada, es realmente bonita.

Era nuestro primer día en Birmania y llevábamos meses viajando sin pillar ninguna diarrea, pero el infierno estaba en camino.

Parque con la Sule Padoga al fondo

Día 2

Tras un buen desayuno a base de plátano, sandía, tostadas y…HUEVO (nos acompañaría todo el viaje), fuimos a visitar una pagoda cercana a la desembocadura. Caminando por Yangon podemos comprobar que es una ciudad atestada de gente y muy calurosa. La pagoda se llama Botahtaung pero estaba en obras y decidimos no entrar, nos esperaban miles de pagodas por ver en los próximos días.

Entrada al Shwedagon Padoga

Caminamos hacia el centro por una ruta a pie recomendada por lonelyplanet. Por el camino había varios edificios coloniales como la oficina de correos, la autoridad portuaria, oficina de inmigración… hasta llegar al monumento a la independencia entre jardines. Cerca también vimos una iglesia católica y el ayuntamiento.

Shwedagon Padoga

Desde ahí cogimos un taxi hasta el Buda tumbado. Es una visita rapida al mayor Buda tumbado del país. Después de visitarlo se puede acompañar la visita paseando lo el parque del Lago Kandawgyi donde cometimos el mayor error de nuestro viaje, tomar un helado artesano que nos provocó una gastroenteritis dos días después. Después de visitar el lago con su restaurante flotante fuimos al hotel para recoger parte de nuestras maletas, ya que la otra parte la podíamos dejar en el hotel y eso nos iba ha hacer ir más descargados por el país.

Shwedagon Padoga

Tras despedirnos del dueño del hotel, el cual fue muy majo, nos fuimos a la estación de autobuses ya que nos tocaba tomar un bus nocturno hacia ¡Bagan y sus templos.!

Shwedagon Padoga

Shwedagon Padoga