Auckland

ALREDEDORES

Antes de viajar hacia Northland pasamos un día en dos parques nacionales que están dentro de la provincia de Auckland. El primero está al sur y cuenta con las Hunua Falls. Este nos decepcionó un poquito, quizás es que entre Indonesia, Australia y Nueva Zelanda ya llevábamos muchas cataratas vistas en nuestras retinas y costaba superar a alguna de ellas. En las fotos de Internet salía mucho más anchota y con caudal y nos la encontramos bastante más escasa. Aún así estuvo bien pararse, sacar algunas fotos y estirar un poco las piernas.

Hunua Falls

El resto del día lo pasaríamos en las playas surferaa y de arena negra volcánica de la West Coast. Nos gustaron bastante la verdad ya que eran diferentes a lo que habíamos visto hasta ahora, había bastante oleaje y eso le daba un toque salvaje. Empezamos visitando la playa de Karekare y las cataratas del mismo nombre que están a 5 min a pie del parking.

Karekare beach

Seguidamente fuimos a Piha Beach, la más famosa, e hicimos una de las caminatas para obtener vistas panorámicas de la playa. Cerca de Piha hicimos la ruta circular de las Kite Kite falls. En ambas cataratas puedes darte un baño, como el día estuvo nublado la mayor parte del tiempo no nos apeteció bañarnos.

Kite Kite falls

Culminamos el día en Anawhata Beach con un atardecer muy bonito. Eso sí, preparaos para unos cuantos km de carretera sin asfaltar.

 

Al día siguiente queriamos empezar a visitar Northland así que conducimos algo menos de 2h hasta el parking gratuito de Port Albert, en el límite entre las regiones de Northland y Auckland.

Anawhata Beach

CIUDAD Día 1

Tras dejar la caravana, hicimos el check in en el hostal Newton Lodge, de los más baratos y a 20 min a pie del centro, aunque sin ningún tipo de lujo ya que habíamos gastado mucho dinero en Oceanía. La tarde la dedicamos a hacer el recorrido por el centro de la ciudad que propone la Lonely Planet en su guía.

Centro de Auckand

Como puntos de interes destacar: Albert Park, Aoteao Square con el Civic Theatre, Sky Tower, Auckland Art Gallery, Princess y North Warf, Queens street, el monumento conmemorativo de Nueva Zelanda como primer país que permitió el voto de la mujer, Vulcan Lane para tomar algo, Britomart, etc.

Día 2 Teníamos pensado visitar la isla de Waiheke pero el día aunque era bueno, no era lo suficientemente caluroso y soleado como para pasarlo en playas paradisíacas. Eso unido a lo cambiante que es el tiempo en Nueva Zelanda y nuestro miedo a que empeorase, más el precio del barco, más de 20 euros por 40 minutos de trayecto. ¡¡Si ir de Alcudia a Ciutadella te cuesta eso y son 2h de barco!!, hicieron que dedicieramos no ir.

Optamos por hacer el tour gratuito guiado por la ciudad de 3 h que salen cada mañana desde Princess Wharf. La verdad es que el recorrido fue parecido al que hicimos durante la tarde anterior, el centro de la ciudad no es muy grande, pero pudimos comprender un poco más la historia del país y las relaciones entre Kiwis y Maories, su amor por el medio ambiente y su carácter no racista y multicultural. Como zonas para picar o tomar algo os recomendamos Britomart y el North Warf.

Después de comer fuimos a visitar la Auckland Art Gallery que no estuvo mal, pero las exposiciones eran demasiado contemporáneas para nuestro gusto. Pasamos el resto de la tarde paseando por el North Wharf y toda la zona del puerto y embarcadero donde había mucho ambiente y se podían divisar bonitas perspectivas de la ciudad.

Día 3 Hoy era día de parques y de relajarse en zonas verdes. Por la mañana hicimos la caminata al Mt Eden. Auckland tiene unos 40 pequeños volcanes extintos alrededor y el Mt Eden es el más famoso ya que está más cerca de la ciudad y las vistas son bonitas. Se puede acceder desde el centro de la ciudad, nosotros tardamos media hora aproximadamente. Desde arriba ves tanto el centro como el resto de barrios con casitas y jardín y te haces una idea de lo extensa que es la ciudad. También ves el cráter del volcán.

Mt Eden

Seguidamente fuimos al Auckland Domain, otra gran zona verde en el centro de la ciudad donde hicimos un picnic. Allí esta el Auckland Museum, un edificio de corte neoclásico al que no fuimos, pero que dicen que es interesante. Paseamos por sus jardines botánicos y disfrutamos del bonito día que hacía.

A la tarde quedamos con una amiga de Irene de Barcelona que actualmente reside en la ciudad y que hacia mucho que no veía. Fuimos a cenar cerca del hostel en Karangahae Rd, una zona alternativa y con muchos restaurantes asiáticos. Después nos llevó a ver las vistas nocturnas de Auckland desde el Mt. Eden.

¡Hasta la próxima Nueva Zelanda!

Aquí finalizábamos nuestra andadura por Nueva Zelanda, al día siguiente íbamos al aeropuerto, nos esperaban 20h de vuelo por delante hasta llegar a nuestro próximo destino, Filipinas.

Anuncios

Northland

Día 1 En nuestro primer día el tiempo fue fabuloso. Disfrutamos mucho por la mañana haciendo la caminata del Mangawhei cliff walk. Fue galardonada en National Geographic como una de las tres mejores líneas de costa del mundo y no se equivocan.

Mangawhei cliff walk

Se trata de un paseo circular en el que vas tanto por acantilado como por la playa. Es importante ir con marea baja para poder ir por la playa. Su vegetación verde, su mar turquesa y sus grandes dunas formaban un elenco formidable.

Mangawhei cliff walk

Por la tarde descubrimos la costa de Tutukaka al norte de Whangarei. Sus playas son muy bonitas, quizás a nosotros no nos impresionaron tanto porque ya habíamos estado en Abel Tasman NP. Aún así os recomendamos Sandy Bay, Whale Bay, Matapouri, sobre todo en marea alta. Además Whangarei es bastante “friendly” con las caravanas No Self Container y hay varios puntos para acampar delante del mar.Eso sí, id pronto porque no hay demasiados huecos.

Whale Bay

Día 2 El clima cambió repentinamente y no dejó de llover en todo el día. Pasamos el día en la capital de Northland, Whangarei. Lo decidimos tomar como un día de relax y aprovechamos para hacer unas compras en un centro comercial, comer fuera, etc.

Whangarei Falls

También fuimos a fer las Whangarei Falls situadas muy cerca del centro.

Dia 3 Teóricamente el día mejoraba y así lo parecía por la mañana, estaba nublado y con algo de llovizna pero el terreno era practicable a ratos. Fuimos a visitar Russell, el primer asentamiento neozelandés del país. Es un pueblecito con mucho aire ingles y que seguramente en un día soleado tendría mucho encanto con sus barcos y sus pequeños comercios, pero las ráfagas de viento a penas nos dejaban pasear y tras un ratito partimos a Paihia.

Russell

De Paihia destacar que es un punto para contratar tours por Bay of Islands, por ejemplo para ver delfines. Los precios son desorbitados y como hacía solo dos meses que los delfines saltaban a nuestro lado en el barco de Nussa Tenggara en Indonesia, tampoco nos supo muy mal no hacerlo. En la zona una actividad interesante es hacer el Tour de Whitianga, famoso por ser donde se firmó el acuerdo de paz entre Maories y kiwis. No lo hicimos porque se salía de nuestro presupuesto, 40NZD por persona.

Russell

Decidimos bajar por la costa del mar de Tasmania ya que en teoría por la parte salía el sol y queriamos ver los Kauri Boulders y el Kauri gigante. Suenan las alarmas, Mordor ha llegado a la comarca. Un clima despiadado no nos dejaba ni acércanos a la playa, el mar de Tasmania no va de bromas, incluso estuvimos parados media hora en la carretera ya que el viento había tumbado árboles.

Omaha Bay

Día 4 Amaneció con nubes pero sin lluvia y aprovechamos nuestro último día entre Northland y Auckland, antes de dejar la caravana después de comer. Elegimos para pasar el día Omaha Bay y Matakana.

Omaha Bay es una gran playa de arena blanca con dunas, los chalets están detrás de las dunas y desde la playa parece que la misma es virgen. Como era sábado, se celebraba en Matakana su tradicional mercado. Diríamos que quizás fue uno de los pueblecitos más fotogénicos de Nueva Zelanda y el mercado era muy acogedor con comida artesanal y productos naturales de segunda mano.

Mercado de Matakana

Península de Coromandel

La península de Coromandel está al este de Auckland y si pensábamos que con la carretera de Kosciuzcko o la forgotten world road ya habíamos acabado con las curvas, es porque aun nos quedaba esta maravillosa carta para hacer el trío de carreteras que recorrer una vez en tu vida, pero más, ya es pasarse.

Minas en Karangahake Gorge

Día 1 Primero fuimos al pequeño pueblo de Karangahake Gorge para visitar una de sus antiguas minas de oro y cuarzo en su rio. La zona esta llena de rutas para caminar o ir en bicecleta de montaña. No os olvidéis el frontal pues algunos de sus túneles están abiertos al público y son bastante profundos con ramificaciones y todo. Destacar dos rutas, la rail tunnel y la windows walk.

Realizando la windows walk

La primera vas por el túnel del tren que llegaba para descargar o cargar cuarzo u oro y la windows walk recorre el camino de las antiguas vagonetas desde los túneles de perforación hasta la estación de tren. Todo ello bien descrito en carteles que te cuentan como funcionaba tan inmensa industria.

Una pena que no esté del todo restaurado y solo puedas observar las ruinas de una fábrica que no hace ni 100 años que se abandonó. En Coromandel una empresa quiere volver a explotar el oro frente a las protestas de los residentes en pancartas de “no a la minería, destruye el país y al kiwi”.

Tunes de las minas

Después de las minas nos dirigimos a las Owharoa Falls, unas cascadas no muy altas pero si anchas y bonitas. Podías bañarte en ellas y aquí en adelante comprobamos como a los Maorís les encanta bañarse en el río. Como curiosidad comentar que la población maorí reside casi toda ella en la mitad norte de la isla norte.

Owharoa Falls

Seguimos rumbo a Tairua donde hicimos la corta caminata a la cima del Paku. Este era un antiguo volcán, aunque ahora no tenga nada que ver con lo que ya fue, unos paneles explicativos te cuentan su historia y otro panel gravado te explica las montañas e islas que ves desde la cima. Las vistas panorámicas a la bahía son muy bonitas en días soleados.

Paku summit

Después de la Paku summit fuimos a Hot water beach. De repente, nos habíamos trasladado a la I guerra mundial, donde ordas de japoneses domingueros cavaban trincheras, pala de alquiler en mano. Ni Steven Spielberg en “Salvar al soldado Ryan” habría hecho un decorado más realista.

Hot water beach

No es necesario cavar hasta llegar a España (nos habríamos ahorrado el vuelo de vuelta así) para llegar a la arena caliente. Tan solo hunde los pies o haz una pequeña poza con las manos y ya se te achicharrará la planta de los pies.

New Chums

Tras la domingada del día nos dirigimos a Wangapoua para hacer un corto recorrido y visitar la playa de New Chums. Esta playa es sencillamente espectacular y más de uno ya había plantado la tienda pese a la prohibición de los carteles. Era fin de año así que no creo que la policía estuviese por la labor de caminar hasta la playa para multar.

New Chums beach

Nosotros nos dirigimos a un rustico camping para pasar el fin de año con una pareja de Holandeses y otra de Argentinos. Fue una velada muy divertida. La malo es que de recuerdo nos llevamos algunas pulgas al coche y las noches siguientes quienes tenían menú navideño eran ellas.

Cathedral Cove

Día 2 Al día siguiente fuimos a Cathedral Cove, una playa con un ancho puente de roca donde se rodó parte de la película de Narnia. El azul y sus tranquilas aguas nos invitaban a darnos el primer chapuzón del año en buen día 1 de Enero. A su lado tiene otras playas mas pequeñas de roca que quedan eclipsadas por la belleza de ella.

Como comida de año nuevo queríamos probar el plato principal de Nueva Zelanda y, como buena colonia inglesa que fue, no podía ser otro manjar que los famosos fish and chips. El primer día del año y ya teníamos colesterol en las venas para todo lo que quedaba.

Cathedral cove

Después de tan ‘suculento’ manjar comenzamos nuestro camino hacia la región de Northland. Íbamos con dos días de adelanto y decidimos gastarlos por el norte de Auckland.

Primer baño del año

Rotorua

Día 1 Tras dormir en un camping multitudinario en Taupo, partimos dirección Rotorua. Hoy tocaba día de zona termal. La primera parada fue la Mud Pool, una poza de barro humeante a 100C°.

Mud Pool

Seguidamente dudábamos de si ir o no a Wai-o-tapu thermal area, ya que aunque parecía bonito la entrada costaba más de 30NZD y por el camino había otras zonas termales no tan vistosas pero también muy naturales y gratuitas. Finalmente nos decidimos y fuimos a ver en primer lugar el Geyser Lady Knox. Al llegar a la entrada nos dijeron que entrasemos que hoy era un día con mucha afluencia, y que ya pagaríamos más adelante.

La visita a Lady Knox va incluida dentro del circuito del complejo en el que visitas champagne pool, mineral terraces, etc. A las 10.00 am estábamos sentados en una grada para ver eclosionar el geyser. Nos rechinó que cada día lo hiciese a la misma hora 10.15h. El motivo es porque los maorís que regentan el complejo lo estimulan tirando una pastilla de sodio que al entrar en contacto con el agua produce el mismo efecto que el mentos con la cocacola. Vamos, una timada, nada natural. Eso sí, ves el geyser alcanzar 20m de altura durante unos segundos y te haces una idea de como sería uno natural. Como quedamos algo desencantados no vimos el resto, así que nos fuimos y al final no pagamos.

La siguiente parada eran las Querosen creek. Uno de los kiwis que conocimos en el refugio de Taranaki nos las recomendó y nos gustaron mucho. Son aguas termales que progresan en forma de rio, todo ello dentro de un entorno de plurisiva. El agua tiene bastante sedimento, eso sí, y huele un poco a sulfuro. Ello no fue un impedimento para que nos metieramos dentro y disfrutáramos. Si bien, el entorno de las Querosen es más bonito, la calidad del agua del Spa de Taupo nos pareció mejor.

Querosen creek

Antes de comer hicimos otra parada en otra zona termal, Blue lake, solo eran 500m de caminata a un mirador donde se veía otra poza humeante y sulfurada pero esta vez de un bonito color azul turquesa. Se trataba del antiguo cráter de un volcán. Pudimos bajar justo hasta la orilla, ver como de la superficie salían cientos de burbujas y fue muy fotogénica la verdad.

Redwoods Whakarewarewa

Tras cocinar en el Kuirau Park en unas barbacoas, pasamos la tarde en el bonito bosque Redwoods Whakarewarewa. El bosque es un paraiso tanto los senderistas, bikers como jinetes. Tiene distintos senderos bien señalizados con diferentes colores. Nosotros hicimos dos, el rojo que va por dentro del bosque pudiéndose apreciar la inmensa altura que alcanzan los arboles y lo frondosa que es la zona, y el amarillo, que te lleva a varios miradores donde puedes divisar Rotorua y toda su zona termal de Te Puia. Es una buena manera de no tener que pagar 50NZD por verlos, y aunque los ves desde lejos, si ya has visto antes zonas termales como nosotros y no eres un fanático de ello, es suficiente.

Rotorua y su lago

Para finalizar el día fuimos a visitar la villa maori Onihemutu dentro de la misma ciudad de Rotorua. Llama la atención como de cada casa sale vapor de agua ya que utilizan la energía geotérmica para cocinar el famoso Hangi.

Zona Maori de Onihemutu

Día 2 El segundo dia fuimos a Matamata para visitar Hobbiton. Nos gusta el señor de los anillos, pero no somos unos frikis, aún asi como nos sobraba tiempo pensamos era buena idea. Hasta que vimos el precio… 70NZD por dos horas de paseo. ¡¡¡Si habíamos estado en Mordor y nos había salido gratis!!! Entonces entramos en el dilema de qué hacer. Alberto prefirió no ir e Irene sí, así que fue a ver la Comarca y la verdad es que sí, es bonito, pero no vale 70NZD. A esa granja le había tocado el gordo cuando dicidieron crear allí ese escenario. Cada 20 minutos un autobús sale rumbo a Hobbiton lleno.

Hobbiton

El tour dura dos horas. Subes en un autobús que te lleva durante 5 minutos hasta la granja donde se rodó todo. En el autobús te ponen una película de animación y la conductora te va explicando cosas. Al llegar vas todo el rato con tu guía y tu grupo de 10/20 personas. Cuando fuimos era durante las vacaciones de Navidad y en general todo el país estaba muy lleno.

Vas visitando todos los agujeros/casa de diferentes tamaños, incluido Bolson Cerrado. Son todos de diferente tamaño para lograr el efecto de aparentar personas más bajitas o más grandes colocándolas en un agujero grande y otro pequeño respectivamente. Así jugaban para lograr que Frodo pareciese mas pequeño o Gandalf más grande.

Hobbiton

No solo son interesantes los “holes”, sino también los jardines, huertos, árboles y detallitos como tenderetes con ropa, mesas con comida, utensilios para cortar madera, carretas, etc. Seguidamente dejas la comarca y tras pasar por el campo de la fiesta llegas al molino y al dragón verde, la taberna. Aquí te daban a elegir entre cuatro tipos de bebida, escogí la sidra de manzana de barril. El interior de la taberna es exactamente igual a como se ve en la película.

Al día siguiente queriamos ir a la península de Coromandel y partimos rumbo al norte. Antes paramos en las Wairere Falls ya que nos sobraba tiempo. Nos las recomendó un hombre que conocimos en el refugio del Taranaki y la verdad es que si desde abajo no parecía gran cosa, una vez que subes a su cabecera la vista es impresionante. Nos gustó mucho y se salía de lo que te decían las guías o libros. Si… uno ya sabe que lo mejor es lo que te enseñan los autóctonos.

Vistas desde las Wairere Falls

Taupo

Llegamos a Taupo con las esperanza de ver algo interesante ya que era el lago más grande de Nueva Zelanda. Quizá fue por el viento gélido incesante, lo cual lo deslució bastante. El lago Taupo yace en una antigua caldera de un volcán ya extinto hace miles de años.

Huka falls

Taupo es un buen lugar donde iniciar el asalto al Tongariro National Park, pero como nosotros ya lo habíamos realizado no tenía mucho aliciente. Bueno sí, también es una especie de Queenstown donde puedes realizar muchas actividades de aventura tipo puenting, pero con el largo viaje que nos estábamos pegando se nos iba de presupuesto. Dimos un paseo por el lago y fuimos a un mirador. Pudimos ver el Tongariro y el Ngauruhoe, pero no el Ruapehu ya que las nubes empezaban a cubrir toda la sierra a lo lejos.

Huka falls

Seguidamente visitamos las Huka falls, una de las atracciones turísticas destacadas de la isla norte. El estrechamiento del río más largo de Nueva Zelanda el Waikato, se convierte en una caída turbulenta de 10metros en una gran poza. El ruido es ensordecedor y el color del agua, similar al de un glaciar (blanco azulado), es muy bonito.

Taupo

Tras un paseo por la zona comercial la cual es bastante grande, fuimos a una zona de Spa natural a bañarnos en aguas termales ya que la zona central de la isla norte tiene mucha actividad geotérmica. Al ser temporada alta estaba un poco abarrotada pero menos de lo que nos pensábamos, en parte porque fuimos a las 18.30 (cierran a las 20:00). Os recomendamos ir a primera o última hora.

Unas aguas termales para finalizar el día

Mt. Taranaki

Como para hacer el Great Walk del Tongariro solo pudimos reservar el refugio ese día ya que alguien habia cancelado su reserva, no pudimos ver antes el monte Taranaki. Así que nos tocó bajar un poco cogiendo la “Forgotten world road”. Una de esas carreteras que has de hacer una vez en la vida, pero con una ya vas más que servido. 170km de serpenteante carretera, sin gasolineras, a 50km/h. Sí que estaba olvidada sí…

La Forgotten world road

En los ultimos quilometros de tan interesante carretera se sube a un mirador donde por fin se puede ver el monte Taranaki. El día estaba despejado y con los últimos rayos de sol le daba un toque ambar muy bonito. Dormimos en el propio parque ya que tiene habilitadas varias zonas. El día siguiente prometía.

Anochece con vistas al Taranaki

Dia 1 La lluvia volvió a hacer acto de presencia, el monte Taranaki está tapado hasta su falda y nosotros ya maldecíamos a todos los dioses. ¿Será esto una nueva versión de Australia? Nos toco esperar en el coche a que parase. Al medio día cesó y decidimos salir a hacer unas cuantas caminatas cortas y ver la previsión meteorológica de los siguientes días.

Paseando por Ngatoro loop track

En cuanto a climtología la cosa mejoraba así que decidimos hacer la Pouakai track de 25km, en dos días. El primero sería una corta caminata ya que hasta el medio día no mojoraba y el segundo más largo.

Dawson falls

La primera caminata fue la sencilla Narutal Walk de 15 minutos. Como vimos que la cosa mejoraba tambien realizamos la Ngatoro loop track de una hora. Ambas en el sector Norte. Como teníamos tiempo fuimos a la zona de Dawson falls para realizar las Wilkies Pools loop y las mencionadas Dawnson Falls. Todas ellas son caminatas cortas, no queríamos estar lejos del coche si le daba al clima por llover de repente.

Día 2 Después de pagar 15$ cada uno por el refugio de esa noche salimos a realizar la Pouakai track.

Iniciamos la Pouakai track

La primera sección va por la falda del Taranaki con vistas panorámicas impresionantes. Es un recorrido en algunas secciones un poco técnico pero sin dificultades. Si que se ven bastantes corrimientos de tierra por lo que daba bastante respeto pasar por ahí. En 4h llegamos al refugio. Apenas habia siete personas de las 32 que puede haber por lo que nos conocimos casi todos y pasamos la tarde charlando agradablemente.

Ascendiendo por la Pouakai track

Día 3 Elegimos mal la habitación, eramos 4 y uno ronco tanto que Irene a mitad de noche se cambió de habitación. Empezamos a caminar pronto pues nos habían dicho que por la mañana se despejaria y alomejor podriamos ver el monte Taranaki reflejado en los lagos. Y la verdad que al principio parecía que se iban a cumplir las predicciones. Por fin, mientras subiamos al segundo refugio, vimos completamente el Taranaki. Una lástima que aín no fuesen buenas las condiciones para hacer cima por el summit track ya que aún había nieve en su cima…

Taranaki desde el segundo dia de Trekkin

Conforme avanzaba la mañana y llegamos a lo alto del segundo refugio nuestras esperanzas se desvanecían. Apareció un viento gélido y la zona sumital de la montaña se comenzó a tapar como los días anteriores. Al final el lago tenía el agua tan movida por el viento que apenas se podía ver nada.

Puente colgante en la Pouakai track

Iniciamos una de los descensos más embarrados de nuestro viaje, que nos recordo a la selva de Sumatra. El camino estaba en bastante mal estado en algunas secciones y llegamos cansados por lo que el último tramo decidimos hacerlo por la carretera en vez de por el camino ahorrándonos 45minutos. Es un bonito itinerario, sobretodo su primera sección y la panorámica hasta el segundo refugio.

Pouakai track

Una vez en el coche emprendimos nuestro viaje a Taupo. El lago más grande de Nueva Zelanda nos esperaba. No sin antes hacer una parada para ver los famosos glowworms, no en las Waitomo caves pagando una burrada, sino en la la reserva del puente natural Mangapohue gratuitamente. Una experiencia bastante mágica caminar por un puente natural todo iluminado con lucecitas azules procedentes de esta especie de gusanos típicos de Nueva Zelanda.

Hermoso el Taranaki

Tongariro NP

Después de atravesar el Ranguipo desert llegamos a Wakapapa para conseguir los tickets para el Hut de Oturere en el centro de visitantes de National Park (sí, asi se llama el pueblo).

Tierra rojiza volcanica del cráter rojo.

En este great walk íbamos menos cargados ya que al dormir en el Hut nos ahorrábamos tener que llevar tienda y kimbo. Pero no iba a ser fácil, en teoría es un great walk de 4 dias y nosotros íbamos a hacerlo en 2. Ocho horas de caminar efectivo cada día, 21km. Y por si fuera poco el día amanecía nublado. El camino hasta el primer hut no es muy bonito y a paso rápido llegamos en menos de 3h.

Lago con fumarolas y el crater del Tongariro

La segunda parte de la ruta del día se despejó lo suficiente para dejarnos anonadadosy permitirnos contemplar todo. Pudimos ver el cono perfecto del monte Ngaruhoe y el red Crater. El olor a huevo podrido y las fumarolas empezó a recordarnos al Gunung Sibayac en Sumatra pero sin tanto estruendo. El color de los lagos de un verde intenso azufrados y el camino desolado hasta Oturere But eran alucinantes. ¡Estamos en Mordor! Nunca mejor dicho ya que ahí se rodaron varias escenas.

Monte Ngaruhoe, sencillamente espectacular

Una vez llegamos a Oturere buscamos una habitación pequeña (menos gente, menos ronquidos) Pero no tuvimos suerte y alguno se puso a “cantar” a la noche.

Nunca un camino tan desolador fascino tanto.

El segundo día caminas 8 horas por un desierto, a nosotros además nos llovió incesantemente y sin ni un lugar para resguardarte acababa con los ánimos de cualquiera. Al final de la ruta la lluvia menguó y fuimos a ver el lago Lower Tama que con las nubes que había no valía nada la pena. Había otro, el Upper Tama a 50 minutos ida y vuelta pero ya ni lo intentamos.

Lagos de azufre de bajada del Red crater

También de paso fuimos a ver las cataratas Taranaki a las que se se podía ir al principio del día de ayer pero desde aquí el camino era de 5 minutos en vez de 40 desde el otro lado.

Caminando por Mordor (Nunca mejor dicho)

Haciendo un balance, pensamos es mejor hacer el Alpine Crossing track en un día que te lleva por lomejor de la ruta (la segunda parte del primer día) más el Blue Lake. Si a eso añades desviarte unos kilometros hacia el Oturere hut y volver, para ver donde se rodó Mordor, es muchísimo mejor que el Great Walk. Ya que para el Great walk has de reservar los Huts y nunca sabes que día te va a hacer buen tiempo porque los tienes que reservar con mucha antelación, en cambio el Alpine Crossing lo puedes hacer cuando quieras, es decir, cuando mejor sea el día.

Cataratas Taranaki

Wellington

Llegamos a Wellington en ferry desde Picton. Tras una pequeña esploracion vimos que era una ciudad tranquila y no espectacular, pero llena de bares.

Vistas del monte Victoria

Subimos primero al monte Victoria para ver una panorámica de la ciudad. Wellington hace honor a ser una de las ciudades mas ventosas del mundo y nos lo estaba demostrando. Tras la visita al mirador fuimos al museo Te Papa. Un museo al que le puedes dedicar horas y no te cansarás. Increíble su seccion de la primera guerra mundial y los pueblos del pacífico.

Tren cremallera

En Wellingon estuvimos dos días ya que queríamos renovar el pasaporte allí, pero con uno es más que suficiente. En cuanto al tema del pasaporte, nos encontramos con el problema de que nos caduca en menos de un año, no lo pudimos renovar en España ya que no los renuevan a no ser que tengan menos de un año y hace tres meses no era el caso. El problema es que para renovar el pasaporte nos pedían estar un mes esperándolo y eso era imposible. En Kuala Lumpur finalmente nos ponían menos pegas y tardaba 2-3 semanas pudiendo cruzar a Tailandia de mientras así que allí lo renovariamos.

Bahía de Picton

Tras el chasco del pasaporte fuimos a otro mirador, al otro lado de la ciudad con el pequeño trenecito al que llaman cable. De bajada paseamos por los jardines botánicos. A la tarde partimos hacia el monte Tongariro, el último great walk track nos esperaba.

Rumbo a la isla norte

Abel Tasman NP

Llegamos a Motueka a primera hora de la mañana para coger los tickets de camping para realizar nuestro segundo great walk. El Abel Tasman es un walk de 5 días, nosotros decidimos hacer solo sus tres primeros días siendo el primero en kayak.

La primera ruta del Abel Tasman fue en kayak

Una vez llegamos al centro de información nos comentan que no hace falta tickets como en el Kepler track, sino la confirmación del email. Nos cobro 0,50$ por imprimirla y al enterarse de que queríamos realizar un día en kayak llegó lo mas sorprenderte. ¡¡¡Intentó vendernos un tour por 250 napos cada uno!!! Muy amablemente le comentamos que gracias pero buscaríamos por nuestra cuenta.

Rumbo a Cave beach

Nos fuimos al pueblo donde sale el track, Marahao y al final alquilamos un kayak doble el primer día, que dejaríamos en la playa y ellos irían a buscarlo, más el water taxi desde Awaroa hasta Marahao por 240$ los dos con R&Rkayaks.

No es Photoshop, se veía así tal cual.

Día 1 Llegamos a las 8:30 a la tienda y tras un breafing de casi dos horas de como manejar el kayak nos sueltan en la desembocadura de un rio. Teníamos 5 horas para realizar el trayecto y nos habían comentado que el mar en la última sección estaba un poco movido. Una vez en el agua, no sabemos que habían desayunado los demás pero empiezan a sacarnos una distancia considerable. Vamos a nuestro ritmo y las vistas son espectaculares.

Water Cove

El contraste del azul del mar con el dorado de las playas y el verde del bosque es una de las mejores visiones que tenemos de Nueva Zelanda. Nos paramos en water cove beach. Habíamos realizado dos terceras partes del recorrido y comimos un poco antes del arreón final. Después de unas fotos salimos rumbo a Anchorage bay.

Bahia de Akaroa

Despues de salir y tras pasar un cabo la cosa se puso fea, la canoa se balanceaba más que el barco vikingo de la feria del pueblo y tras escasos minutos Alberto empezó a echar la primera leche que tomo hace 34 años. Sonaban las alarmas y con ese mar y uno medio desfallecido había que dar marcha atrás. Afortunadamente a la vuelta las olas te llevaban a la orilla así que fue más sencillo.

Un Moai nos daba la bienvenida al primer campamento

Una vez en la arena una barca vino a por el kayak y tras reponernos del mareo y del susto hicimos el resto caminando, a penas 20 minutos a pie.

Akaroa es una bahía con distintas playas para explorar. A cada cual más bonita. Tras montar la tienda fuimos a hacer un recorrido cerca.

Playas de ensueño deserticas

Día 2 Tras dormir después del escándalo de unos argentinos hasta bien entrada la noche y los ronquidos del chico de la tienda colindante, salimos hacia Bark Bay. El trayecto de unas 4h entre playas doradas, puentes colgantes y bosque de plurisilva fue fantástico.

¡Viva el rainforest!

Nos desviamos para ver las cleopatra pools que no nos llamaron mucho la atención, pero como teniamos tiempo preferimos visitarlas. También nos desviamos para ver el track river de 1h 30min pero el camino estaba tan sucio y en mal estado que a la media hora nos dimos la vuelta.

Una vez llegado a Bark Bay buscamos un lugar apartado para poder pasar la noche tranquilos de ronquidos y escandalosos. Aunque de lo que no nos pudimos librar, fue de la condensación de la tienda.

Día 3 Partimos con destino a Awaroa donde nos esperaba el water taxi. Nuestra idea era haber podido llegar a Totaranui pero la marea estaba demasiado alta para poder cruzar. Tres días son suficientes para visitar el parque porque aunque espectacular, el camino es monótono.

Impresionantes contrastes en Tasman NP

En una de las playas vimos leones marinos en donde incluso te puedes bañar con ellos. El water taxi te hace un visita por distintas islas para ver las leoneras. Hubiese sido un trayecto muy bonito si no llega a ser por tres niños escandalosos que incluso nos mojaron con sus tonterías. Nada que ver con la correcta educación de los niños australianos que os comentábamos en otra entrada de Australia.

Amanecer en el segundo camping

Tras llegar a Marahao nos duchamos y partimos hacia Picton pues al día siguiente cogiamos el ferry hacia la isla norte.

Bañandonos con un amigo

West Coast

Día 1 Salimos de Wanaka con muy buen sabor de boca. Nos esperaba la costa más salvaje de Nueva Zelanda con su animal más temido, las Sandflies.

La primera visita fue uno de los platos fuertes, la visita al glacial Fox. Sinceramente, no sabemos si porque un día antes habiamos visto el Rob Roy o por lo degradado que está, no nos parecio tan fabuloso. El glacial Fox se retrasa a una velocidad alarmante. Hace doscientos años se mezclaba con el rainforest casi llegando al mar, hoy esta bastantes kilometros atrás.

Tras la visita al Fox hicimos una corta caminata de 90 minutos al lago Mathenson en donde en teoría se refleja el Monte Cook y el Monte Tasman. Nosotros no vimos nada ya que solo se ve en los días claros, sin viento y por la mañana. (Vamos una utopía en el sur de Nueva Zelanda).

Glaciar Fox

Después de comer fuimos a visitar el otro Glaciar. El Franz Josef está en mucho mejor estado que su pobre compañero. También ha menguado bastante y posiblemente, la retirada de los glaciales es la evidencia más notable del calentamiento global.

De camino al Franz Josef

Por último fuimos a Okarito para realizar un pequeño track por un rainforest que finaliza con unas vistas panorámicas a dos lagos y al océano. En teoría también de los glaciares y los alpes, pero nuestro día estaba adornado de nubes así que esto último no lo vimos.

Glacial Franz Josef

Llegamos de noche a Hokitika, donde nos íbamos a quedar en un camping que nos costaba 5NZD por persona. En Nueva Zelanda estábamos pagando más por acampar que en Australia así que buscábamos precios económicos. Antes paramos en su biblioteca para comprobar que la chica del alquiler de caravanas nos hubiese confirmado por email que teniamos los billetes de ferry a Wellinton para dia 21, así como para contactar un poco con amigos y familia. La verdad es que en oceanía estamos muy desconectados del teléfono, lo cual os aseguro, puede llegar a ser muy placentero.

Día 2 El día amaneció muy soleado y continuó maravilloso con 25 grados, incluso pasamos un poco de calor. En Oceanía creemos que tienen un problema con la capa de ozono y el sol cuando pega de lleno lo hace con ganas y con mucha radiación.

Hokitika

En Hokitita, por la mañana pronto, cogimos aprovechando una vez más el wifi de la biblioteca, los vuelos internos para Filipinas, ¡Yuhuu!, y paseamos un poco por su playa y souvenirs. Simplemente apuntar que es un pueblo muy agradable, con una decoración navideña un tanto estridente, un mural en su playa con su nombre un tanto rural y numerosas tiendas de piedras preciosas, en concreto jade.

Pasado Greymouth y tras comprar provisiones en el super, hicimos una caminata a una catarata, no muy conocida por los turistas pero bastante bonita. Una hora de paseo por el bosque y al final una catarata bajita pero anchota bastante fotogénica.

Playas deserticas en la West Coast

El calor apretaba al mediodía y no encontramos ningún picnic para comer a la sombra, así que toco cocinar en el parking de Punakaiki antes de ver su bonito Dolomite Point con sus blackholes. La verdad es que las vistas de la costa oeste desde Greymouth hasta Wesport son fantasticas y aún nos lo parecieron más debido al buen tiempo. La atracción turística de Dolomite Point son unas formaciones rocosas que se han ido formando debido a la erosión durante miles y miles de años, todo ello rodeado de un paisaje un tanto tropical con palmeras y carrizo.

Dolomite Point

La última visita del día la dedicaríamos a realizar la caminata de 7km por la costa del cabo Cape Foulwind. Al final, en Tuaranga Bay hay una macro colonia de lobos marinos, avistamos mínimo 30. Diciembre es la epoca en la que nacen las crías y con los binoculares pudimos ver a varias con su mama, ¡Encantadoras! Dejamos atrás un atardecer color mandarina, mientras conducíamos durante 3h dirección norte hacia Abel Tasman NP.

Dolomite Point

Os recomendamos no subestimar ni las gasolineras, ni las carreteras de Nueva Zelanda, ni tampoco sus distancias. Tuvimos que parar en un área de servicio donde en teoría no se podía acampar a dormir porque se nos había encendido la reserva y la gasolinera donde queríamos repostar no tenía ninguno de sus surtidores operativos, aunque era 24h. Dormimos solo 6horas ya que no queríamos que al amanecer, cuando ya no estuvieramos resguardados ni por los árboles ni por la luz, ningun ranger nos multase. Anécdotas a parte, los proximos días habíamos reservado para hacer nuestro segundo Great Walk, el Abel Tasman NP.